Jean Baptiste Oubrier
  •   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las bolsas europeas recuperaron ayer  parte del terreno perdido la víspera pese a otro martes negro para las bolsas de China, donde el banco central decidió recortar los tipos de interés para tratar de reactivar la economía.

El banco central chino, PBOC, "dio hoy (ayer) a los inversores lo que querían, con dos días de retraso", subraya Michael Hewson, un analista de CMC Markets.

El PBOC anunció un recorte del 0.25% en los tipos de interés a un año que sirven de referencia, a 4.60%, y redujo las reservas obligatorias de los bancos, por lo que dispondrán de mayor margen para el crédito.

Esta última medida equivale a una inyección masiva de liquidez en una economía cuya salud es crucial tanto para los fabricantes de automóviles alemanes como para los productores de mineral de hierro brasileños o los fabricantes de leche en polvo franceses.

Por su parte, el primer ministro chino Li Keqiang, aseguró que no hay razón para devaluar más el yuan, según la prensa oficial, tras la preocupación que suscitaron las últimas devaluaciones.

La Bolsa de Londres ganó 3.09%, París subió 4.14%, Fráncfort 4.97%, Madrid 3.68%, Milán 5.86% y la de Grecia, 9.38%.

Antes, las bolsas asiáticas vivieron otro martes negro. Shanghái se dejó 7.63%, Shenzhen 7.09% y Tokio cerca del 4%.

Wall Street operaba en verde.

Quizá necesitemos varios días más como hoy, antes de estar seguros de que hemos tocado fondo”. Michael Hewson, analista de CMC Markets.

Por su parte, el euro borraba en parte la subida de la víspera tras haberse convertido momentáneamente en valor refugio, situándose en US$1.1414  poco antes de las 16H00 GMT, contra los 1.1606 del lunes hacia las 21H00 GMT.

Los mercados se recuperan de una "sesión que se podría calificar de histórica y totalmente loca debido a los excesos", subraya John Plassard, de Mirabaud Securities, que se pregunta, no obstante, si el banco central chino se ha visto obligado a intervenir un poco a la "desesperada".

"Quizá necesitemos varios días más como hoy antes de estar seguros de que hemos tocado fondo", asegura Hewson. 

Observadores y políticos se interrogaban sobre las repercusiones de la gran inestabilidad bursátil en la actividad económica, mientras los bancos centrales han utilizado todas las herramientas a su disposición para apoyarla.

La primera fortuna de China, Wang Jianlin, patrón del grupo Dalian Wanda, especializado en el inmobiliario y la diversión, ha perdido US$3,600 millones  (3,200 millones de euros) en un solo día el lunes.

"El viento de pánico que sacude los mercados, probablemente amplificado porque en verano cae el volumen de intercambios, parece totalmente exagerado", dice Eric Cheney, economista jefe de la compañía de seguros Axa.

China, un riesgo 

Según él, "a menos que ocurra algún acontecimiento político inesperado y transforme el miedo de una economía mundial débil y deflacionista en riesgo sistémico, la corrección será de corta duración y los fundamentales (...) se impondrán".

Los analistas se toman en serio la desaceleración económica en China, pero relativizan el impacto en la recuperación en Estados Unidos y en Europa.

"Una desaceleración fuerte de China no es en absoluto anodina ni potencialmente catastrófica" porque solo supondría, debido a los intercambios comerciales, algunos puntos porcentuales del PIB estadounidense y europeo, dice Gilles Moec, economista jefe del Bank of America-Merrill Lynch.

El presidente francés, François Hollande, dijo el lunes en Berlín que la economía mundial es "suficientemente sólida" y el crecimiento no está únicamente "vinculado a la situación de China".

Más alarmista sin embargo, es su ministro de Economía Emmanuel Macron quien dijo este martes que China es un riesgo particularmente grande para la recuperación de la economía mundial.

El ministro alemán de Economía, Sigmar Gabriel, ha señalado que la crisis china tendrá un impacto limitado en Alemania, primera economía europea y motor del crecimiento de la eurozona.

Sin embargo, la situación económica no deja de ensombrecerse en China como lo muestran los indicadores.

La devaluación súbita del yuan hace dos semanas -percibida como un esfuerzo desesperado de Pekín para incentivar la competitividad de sus exportaciones - ha agravado el nerviosismo.

El índice manufacturero de referencia publicado el viernes está en su nivel más bajo en seis años, lo que pone de manifiesto la fuerte contracción de la actividad industrial china en agosto.

Ahora el interrogante es saber si las medidas adoptadas por Pekín lograrán restaurar la confianza.

"El mercado siente que China va a hacer todo para tratar de apoyar la economía, pero está claro que el riesgo no ha desaparecido" y la desaceleración económica "es un problema de tipo estructural que no puede corregirse con medidas que son excepcionales en su alcance", explica René Defossez, de Natixis.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus