•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Según el Banco Central de Nicaragua (BCN), en el primer semestre del año se sacrificaron 31.6 millones de aves, es decir 6% más que en el primer semestre de 2014, cuando, de acuerdo con la misma fuente, se sacrificaron 29.8 millones de aves.

Por otra parte, la producción de huevos también creció en el primer semestre del año.

Esta ascendió entre enero y junio del presente año a 24.8 millones de docenas, es decir 11.5% más respecto al mismo periodo del año pasado, cuando la producción fue de 22.2 millones de docenas.

La industria por su parte sostiene que produce 55,000 cajillas de huevos diariamente, con lo que se satisface totalmente la demanda nacional.

Representantes de esta industria manifestaron recientemente que este año esperan un crecimiento del 8% en ambos rubros.

“Para este año, creemos que se producirán unas 290 millones de libras de carne de pollo y cerca de 600 millones de unidades de huevos.

Estas cantidades representarían un crecimiento del 8% con respecto al año previo”, afirmó Alfredo Vélez, presidente de la Asociación Nacional de Avicultores y Productores de Alimentos (Anapa) y vicepresidente corporativo de Cargill, una de las empresas más importantes en la industria.

De hecho, esta industria ha experimentado un crecimiento sostenido durante varios años.

En sus declaraciones a los medios de comunicación, durante el I Congreso Nacional de Avicultura, realizado a inicios de este mes, Vélez afirmó que la producción de carne de pollo pasó de 104 millones de libras en el 2000 a 277 millones de libras en el 2014.

Para Donald Tuckler, director ejecutivo de Anapa, el crecimiento de la producción de carne y huevos está estrechamente relacionado con el consumo nacional de esos productos. “A la preferencia de los consumidores, la avicultura responde superando el crecimiento de la población y de la economía nacional. Hoy, el consumo per cápita anual es de 100 huevos y 47 libras de carne de pollo; mientras que para el 2007 no superaba ni los 60 huevos y ni las 34 libras de carne pollo”, explicó Tuckler en un artículo reciente, publicado por El Nuevo Diario.

El secreto

¿Cómo ha logrado la industria avícola nicaragüense desarrollarse y fortalecerse? Según Donald Tuckler, director ejecutivo de Anapa, los avicultores realizan inversiones continuas en infraestructura y tecnología, ampliando sus capacidades de producción con mayor eficiencia, logrando así absorber la demanda creciente de carne de pollo y huevos por parte de la población.

Asimismo, Tuckler destaca que hay una mejor selección genética de las aves y formulación de alimentos balanceados para mejorar la conversión alimenticia. De hecho, una de las fortalezas del sector avícola nicaragüense es que está libre de la gripe aviar y otras enfermedades que han causado graves daños a países como México y Estados Unidos.

Según Tuckler, los avicultores nicaragüenses han sabido contrarrestar el cambio climático. “La administración de condiciones, como temperatura, ventilación, iluminación y dosificación de alimentos y agua, minimiza los efectos adversos del cambio climático”, aseguró el director ejecutivo de Anapa.

Se estima que la industria avícola genera unos US$400 millones en recursos y que aporta 2.5% del producto interno bruto (PIB).

Por otra parte, se calcula que genera unos 10,000 empleos directos y unos 15,000 indirectos, por lo que en general genera unas 25,000 plazas de trabajo.

Industria avícola no le teme a la desgravación de aranceles

Tranquilidad •  La desgravación arancelaria de las importaciones de carne de pollo procedentes de Estados Unidos por ahora tiene tranquila a la industria avícola nacional.

Según Alfredo Vélez, presidente de la Asociación Nacional de Avicultores y Productores de Alimentos (Anapa) y vicepresidente corporativo de Cargill, piezas como el pollo entero, alas y pechuga, procedentes de Estados Unidos, ya pueden entrar a Nicaragua sin pagar impuestos.

Sin embargo, hasta ahora no ha tenido un efecto negativo en la industria nacional, debido a que esta ha trabajado en los últimos años para mejorar su competitividad.

Las únicas piezas que aún están protegidas con arancel son el muslo y la pierna de pollo.

Sin embargo, esas piezas se desgravarán en el 2023, por lo que la industria seguirá trabajando para mejorar cada vez más en competitividad, declaró Vélez.

Según Anapa, se estima que entre 2011 y 2015 se han invertido US$60 millones en toda la cadena de producción, lo que la ha convertido en una industria “altamente competitiva en calidad y precio”.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus