•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Productores de leche del norte de Nicaragua lograron incrementar su producción con la implementación del programa de trazabilidad Trazar-Nic, impulsado por la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

El ganadero Norman Robleto Abad, de la finca El Silencio, ubicada en la comunidad San Buenaventura, departamento de Boaco, logró que le pagaran buenos precios cuando la industria pagó hasta C$12 por cada litro de leche, satisfaciendo a su vez la demanda del mercado debido a un incremento en su producción.

“Yo logré todavía esos precios hasta el mes de junio. En julio, cuando muchos ganaderos empezaban a recuperarse, hasta ese momento, lograron solamente 15 días de precios buenos, mientras que yo logré (buenos precios) aproximadamente mes y medio”, dijo Robleto Abad.

En el sistema nacional de trazabilidad se han registrado 1,301,100 cabezas de bovinos, según el MAG.

La excelente condición corporal del ganado, que en los meses de verano fue alimentado con bloques nutricionales a base de melaza y saccharina, un producto de bajo costo que se obtiene a base de caña de azúcar molida y fermentada, permitió a Robleto Abad incrementar la curva de su producción durante esos meses.  

“Me permitió que mi producción de leche en la entrada del invierno incrementara de manera rapidísima y tuvimos unas curvas de producción bastante pronunciadas; pasamos a un 100% en el mes de lluvia, a finales de mayo”, precisó el productor.

Las plantas industriales del país han procurado mantener el precio de la leche a las cooperativas y estas, a su vez, a los productores, pero los mismos comenzaron a bajarlo drásticamente en las últimas semanas.

Robleto Abad es uno los beneficiados del programa Trazar-Nic y desde enero pasado, cuando empezó a recibir asistencia técnica especializada en el marco de este proyecto de APEN, suministra al ganado estos sustitutos alimenticios que son una excelente alternativa para el productor.

Trazar-Nic es software que permite a los productores ganaderos tomar decisiones gerenciales acertadas en el marco de la gestión productiva y reproductiva de su finca, a través de indicadores técnicos que miden el desempeño productivo en la hacienda.

En Nicaragua, se han inscrito desde 2011 a octubre de 2014 unas 58,587 fincas en el sistema nacional de trazabilidad, así como 1,301,100 cabezas de bovinos, según el Ministerio Agropecuario.

Otros ejemplos

En el municipio de Nueva Guinea, ubicado en la Región Autónoma del Caribe Sur, vive Auxiliadora Rojas Lovo, quien forma parte de la cadena de valor de productos lácteos en esa zona del país. Ella comenta que desde que está con el programa el impacto ha sido positivo en su finca, provocando una disminución en la muerte de su ganado.  

“Antes se nos morían bastantes reses y no sabíamos cómo evitarlo, entonces ellos (los técnicos) nos indican qué medicamento debemos poner y nos dicen qué tiene el animal, con eso ya hay más ganancia”, señaló Rojas Lovo.

A pesar de que desde hace dos años empezó a implementar los planes de mejora en su finca, cree que falta mejorar el cultivo de pasto que suministra al ganado, que le permitiría ver mejores resultados en la producción, y conocer más sobre el uso de minerales que puede proporcionar al animal.

Mejoran alimentación

Por otro lado, hace cinco meses Ronaldo Oporta Fuentes se integró al programa Trazar-Nic en el departamento de Boaco, período en el que también ha podido mejorar la alimentación de su ganado con el uso de saccharina en el verano, situación que le permite entregar “leche de buena calidad” a la industria nicaragüense.

“Son increíbles los resultados que obtuvimos, también hicimos bloques proteicos, pero desgraciadamente se nos acabó la caña. Lo intentamos en un lapso de tres o cuatro meses y fue muy bueno el resultado”, reconoció Oporta Fuentes.

Por otra parte, este ganadero destaca la importancia del manejo de llevar un “control más exacto” de lo que sucede en su finca, utilizando el software de trazabilidad y el manejo de un cuaderno de registros.

“Yo llevo un control en los libros y lo actualizo cada semana o cada quince días. He contabilizado todo mi ganado, pero creo que me tomará un tiempo más para organizarme un poco, pero este es un programa que se tiene que alimentar para que dé resultados”, puntualizó Oporta Fuentes.

Ganaderos de los departamentos de Boaco, Chontales, Matagalpa, Río San Juan y la Región Autónoma del Caribe Sur son beneficiados con el proyecto de APEN.

Complemento alimenticio

SUPLEMENTO • Una excelente alternativa de alimentación del ganado a bajo costo, nutritiva y de buena calidad es la saccharina. Este producto se elabora en la misma finca a partir de la caña de azúcar molida y fermentada, más urea, sulfato de amonio y minerales.

Ganaderos como Norman Robleto Abad, que recibe asesoría sobre trazabilidad, consideran oportuno continuar en el programa debido a que les permite obtener información oportuna para tomar mejores decisiones en su finca.

“Aproximadamente suministramos (al ganado) entre un 13% y 14% de proteínas. Yo he tenido que ampliar las áreas de siembra de caña de azúcar, porque he estado con gente de otros países que dicen que ante el cambio climático lo mejor es la caña de azúcar”, refirió Robleto Abad.

El proyecto Trazar-Nic, ejecutado por la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, inició en 2012 y es financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Fondo Multilateral de Inversiones Miembros del Grupo BID (Fomin) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

 

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus