•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace muchos años escribí el “empresario y su entorno económico”. Pero debido a que el análisis del entorno es una pieza fundamental en la formulación de la estrategia competitiva de una empresa y, por lo tanto, es una de las principales responsabilidades de todo empresario, director o gerente general, he sentido el deseo de recordar con ustedes los pasos que, a mi juicio, el equipo de dirección superior debe seguir para realizar esta labor.

Primero: Identificar los dos o tres problemas principales que está enfrentando la economía en el momento de realizar el análisis. Los problemas escogidos deben ser muy pocos, de lo contrario, luego no sabremos lo que es realmente importante. Debemos saber priorizar y focalizarnos. No es recomendable caer en la discusión de que si el problema es causa o efecto de otra situación, ya que sería muy difícil alcanzar un acuerdo y pasar al siguiente punto.  Algunos ejemplos, en este sentido, serían el estancamiento económico, el desempleo o la inflación.

Segundo: Analizar el entorno internacional.  Esto no requiere ser experto en la economía mundial, pero sí tener una idea razonable de los precios de las principales importaciones y exportaciones, los flujos de recursos externos, las tasas de interés e inflación mundiales y lo que está ocurriendo con el crecimiento de nuestros principales socios en el mercado internacional, ya que ello afectará el comportamiento de nuestras exportaciones.  Y sin crecimiento en las exportaciones, no hay crecimiento sostenible.

Tercero: Realizado el diagnóstico, es fundamental saber quién es el responsable de la formulación de la política económica y cómo piensa esa persona; las instituciones no toman decisiones. Ya que, por ejemplo, si el formulador de la política económica no cree en el mercado y es un populista, en el caso de una recesión estimulará la demanda interna hasta agotar las reservas internacionales y crear una gran inflación.  En caso contrario, el formulador controlaría el crecimiento de la demanda interna y trataría de estimular la producción exportable.

En el caso de una gran inflación, uno implantaría controles de precio y el otro restringiría la demanda interna.

Cuarto: Anticipar la respuesta del gobierno, es decir, el paquete de políticas que sería consistente con la estrategia que creemos que el gobierno seguirá, para enfrentar los problemas previamente identificados. Estas son las verdaderas reglas del juego y están conformadas por la política fiscal, la monetaria, la comercial, la salarial y la cambiaria.

Quinto: Determinar la viabilidad de esta política económica, identificando a los ganadores y perdedores y sus relativas fortalezas y, luego, realizar algunos ajustes, que sin neutralizar lo fundamental del programa económico, incremente su viabilidad política. No hay nada más político que la política económica.

En resumen, a la dirección superior de la empresa, al formular su estrategia competitiva y sus proyecciones anuales, le interesará formarse una opinión educada sobre las siguientes variables macroeconómicas: el crecimiento de la producción, la inflación, la devaluación y los salarios. Luego, podrá reevaluar la situación competitiva de la industria en que opera, analizando el comportamiento de su competencia, sus suplidores, sus sustitutos y sus consumidores.

Este es el tipo de temas que estaremos abordando en la “maestría ejecutiva en administración y derecho”, que el nuevo “Instituto Iberoamericano en Estudio e Investigación” (Ibesi) estará ofreciendo con la “Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua” (CCSN).

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus