•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El precio actual del café, que se ubicó ayer por debajo de los US$120 por quintal, afecta a pequeños y medianos productores del grano.

Estos en algunas zonas del país ya han empezado el llamado “graniteo” en sus fincas, que consiste en el corte de los pocos granos que al momento se han madurado en los árboles.

Lo anterior lo expresó Aura Lila Sevilla, presidenta de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa (Asocafemat) y de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN). Ella dijo que miles de productores nicaragüenses no tienen acceso al mercado a futuro del café, por lo que tienen que vender el grano en el campo a un precio menor.

“Es un problema grave, porque supongamos que el 50% de la cosecha del ciclo agrícola se colocó a futuro, el otro 50% no se ha colocado y en su mayoría es de productores que no tienen la posibilidad de fijar (a futuro)”, refirió Sevilla.

En Nicaragua, de acuerdo con el IV Censo Nacional Agropecuario (Cenagro 2011), hay 18,640 productores de café que tienen fincas con un máximo de cinco manzanas de tierra, es decir, son pequeños productores.

En Nicaragua hay 44,519 productores y productoras, según el Cenagro.

Desconfianza

Gladys Bolt, productora de café de La Dalia, Matagalpa, manifestó que efectivamente hay muchos cafetaleros preocupados por los bajos precios del grano y dijo que el problema es que muchos no pueden vender sus granos al mercado a futuro.

Asimismo, aseveró que aunque algunos productores pueden fijar sus cosechas a futuro, tampoco la venden toda porque es un riesgo. “Las casas comerciales tampoco compran mucho a futuro, porque tienen miedo que los productores no cumplan”, confesó Bolt.

La productora expresó que en su finca aún no ha comenzado el graniteo, pero estimó que empezará a finales de septiembre.

Por su parte, Pedro Haslam, representante del sector cooperativo del café en la Comisión Nacional de Transformación y Desarrollo de la Caficultura (Conatradec), opinó que todos los productores son afectados por las bajas en el precio internacional del café, pero los pequeños y los medianos son los más golpeados porque “todavía tienen niveles muy bajos de productividad”.

“Para poder realizar sus labores culturales, la gran mayoría de productores busca financiamiento de las casas comerciales, los bancos, cooperativas o microfinancieras, y aunque no estemos en el momento de la cosecha impacta, porque en este momento no se puede tomar una decisión clara”, explicó.

Haslam destacó que el efecto de los bajos precios del café también lo resentirá la economía del país, al recordar que el café es un enorme generador de empleos en la temporada de corte. Según cifras oficiales, ese sector genera unos 300,000 empleos directos e indirectos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus