•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El déficit comercial de Estados Unidos cayó un 7.4% en julio y quedó en su nivel más bajo en cinco meses gracias a una leve recuperación de las exportaciones, que no obstante siguen débiles por la ralentización de China y la entrada en recesión de Canadá, informó ayer el Gobierno.

La balanza comercial negativa de julio estuvo en línea con los pronósticos de los analistas y quedó en una cifra de US$41,900 millones.

El Departamento de Comercio revisó, además, al alza el déficit de junio desde una cifra de US$43,800 millones calculada inicialmente a otra de 45,200 millones.

Las exportaciones estadounidenses crecieron en julio un 0.4%, en su primer incremento desde abril, y quedaron en US$188,500 millones, mientras que las importaciones disminuyeron un 1.1%, hasta un total de US$230,400 millones.

La recuperación de las exportaciones es leve debido a la ralentización de la economía china y la entrada en recesión de Canadá.

El aumento de las exportaciones en julio estuvo impulsado por las ventas de automóviles y equipos industriales, en tanto que las importaciones se redujeron principalmente por las caídas en las compras de productos farmacéuticos y teléfonos móviles.

Pese al descenso de julio, el déficit acumulado en los siete primeros meses del año es un 3.6% superior al del mismo período de 2014, reflejo de la debilidad de las exportaciones, de acuerdo con el informe.

Esas exportaciones acumuladas entre enero y julio son un 4.2% inferiores a las del mismo lapso del año pasado.

Con China y EE.UU.

En julio, el déficit comercial de EE.UU. con China estuvo un 0.4% por encima del de junio y se situó en US$31,600 millones, su mayor nivel en nueve meses, mientras que las exportaciones al gigante asiático disminuyeron un 1.9%.

Con respecto al déficit con la Unión Europea (UE), en julio alcanzó la cifra récord de US$15,200 millones.

Las exportaciones a Brasil fueron las menores desde 2010 y se registró también una fuerte caída, del 8.3%, en las destinadas a Canadá, país que ha entrado técnicamente en recesión tras dos trimestres consecutivos de contracción económica.

La preocupación de los economistas es que las exportaciones de EE.UU. sigan reduciéndose a causa de la fortaleza del dólar, así como de la debilidad de China y de un socio comercial fundamental como Canadá.

El déficit comercial fue un lastre importante para el crecimiento del producto interior bruto (PIB) de EE.UU. en el primer trimestre del año, cuando apenas avanzó un 0.6%.

En el segundo trimestre, la economía creció a un ritmo anualizado del 3.7% y durante el último mes y medio los doce distritos que componen el sistema de la Reserva Federal (Fed) mantuvieron en general su “actividad económica expansiva”, según el “libro beige” publicado el miércoles reciente por el banco central.

Sin embargo, ese informe, que analiza la información del último mes y medio, destacó que en los distritos de Boston, Dallas y San Francisco hubo sectores que mencionaron una caída de la actividad debido a la desaceleración de China, especialmente en lo relacionado con el factor fabril, tecnológico y de servicios financieros.

También varios distritos, en concreto Filadelfia, Dallas, Cleveland y Richmond, reportaron una caída en el sector industrial debido a una menor actividad exportadora ocasionada por la fortaleza del dólar.

Malos pronósticos

El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó el que la ralentización en China podría tener “repercusiones peor de lo previstas” en las economías de otros países.

De acuerdo con el FMI, la situación en China y otros riesgos bajistas pueden llevar a “una perspectiva mucho más débil” de la economía global si las mayores economías del planeta no llevan a cabo una respuesta “coordinada”.

Mientras, Wall Street abrió ayer al alza y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, avanzaba un 0.44% minutos después del inicio de la sesión.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus