•   Fráncfort, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Banco de Pagos Internacionales (BPI) observa que aumenta la incertidumbre sobre la situación económica de China y la política monetaria que acometerán los principales bancos centrales, en definitiva, sobre el crecimiento global.

En su último informe trimestral, publicado ayer, el BPI dice que aumenta la preocupación de los inversores “por la creciente vulnerabilidad de las economías de mercados emergentes, particularmente China, a medida que reconsideran las perspectivas de crecimiento mundial”.

En el documento el BPI recuerda también la crisis griega, pero considera que su “impacto en los mercados mundiales fue relativamente limitado”.

Además, el BPI analiza la caída del precio de las materias primas, especialmente del petróleo.

“El factor explicativo más probable fue la percepción de una menor demanda debido al debilitamiento de la actividad económica en una serie de economías emergentes”, de acuerdo con el BPI.

El préstamo transfronterizo a las economías emergentes se contrajo en US$52,000 millones durante el primer trimestre de 2015, según el BPI.

A su vez, el abaratamiento de las materias primas empeoró las perspectivas de crecimiento en las economías emergentes que las producen y, como consecuencia, se depreciaron los tipos de cambio de numerosos productores de materias primas, añade el BPI.

El jefe del departamento monetario y económico del BPI, Claudio Borio, dio a conocer en la presentación del informe que los mercados “se preguntan qué consecuencias tendrá esta nueva coyuntura para las políticas monetarias en las grandes jurisdicciones con monedas internacionales, empezando por Estados Unidos”.

La Fed

La Reserva Federal (Fed) decidirá esta semana si eleva su tasa de interés oficial o, de lo contrario, si es mejor esperar.

“Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) parece estar dispuesto a relajar aún más su política monetaria en caso de deteriorarse la situación, mientras que el Banco de Japón se enfrenta a un debilitamiento del producto interior bruto (PIB) y de la inflación”, señaló Borio.

Solo el Banco Central de Brasil ha endurecido su política monetaria durante el período analizado, principalmente julio y agosto, ante el repunte de la inflación pese al agravamiento de la recesión.

Borio observó que “la reciente evolución de la economía mundial ya presagiaba los actuales acontecimientos” y destaca la desaceleración del crédito hacia las economías emergentes, que están muy endeudadas, a partir del último trimestre de 2014 y posteriormente con más intensidad.

“Los datos muestran cierta bifurcación en la liquidez mundial, con una especial debilidad del crédito hacia China, Rusia y en menor medida Brasil”, afirmó Borio.

Menos préstamos

Pero el préstamo transfronterizo a las emergentes se contrajo en US$52,000 millones (46,017 millones de euros) en el primer trimestre de 2015, de acuerdo con el BPI.

El préstamo a China ha caído por segundo trimestre consecutivo y la tasa de crecimiento interanual se sitúa cerca del cero. 

Los créditos a Rusia y Ucrania han caído de nuevo y se contraen ya un 29 y 48% interanual, respectivamente.

Desde 2009 algunas de las economías emergentes más grandes y algunas avanzadas exportadoras de materias primas han tenido un auge desproporcionado del crédito junto con fuertes aumentos de los precios de los activos, sobre todo de los inmuebles.

Un estudio reciente del BPI observa que el préstamo en dólares por parte de empresas de economías emergentes ha tenido características de carry trade, ya que por cada dólar obtenido mediante emisión de deuda, aproximadamente 25 centavos acaban como efectivo en el balance de la empresa.

“El préstamo en dólares se transmite al resto de la economía en forma de condiciones crediticias más laxas”, reveló el asesor económico y jefe de estudios del BPI, Hyun Song Shin.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus