•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El doctor Jeffrey K. McCrary, un científico que formó parte del estudio de impacto ambiental sobre la ruta del Gran Canal Interoceánico, amparó la autonomía del trabajo y catalogó de “inexactas” las afirmaciones que otros científicos han manifestado sobre la destrucción de miles de hectáreas de bosques, alegando que a lo largo de la ruta propuesta el medioambiente de la zona ya estaba dañado.

Dichas declaraciones forman parte de un escrito que McCrary y otros expertos hicieron para la revista “Nature”, la cual en febrero pasado publicó un artículo que señalaba la construcción del canal como “un desastre ambiental en Nicaragua y más allá”.  El artículo fue escrito por Jorge A. Huete-Pérez, profesor de biología molecular y entonces presidente de la Academia Nicaragüense de Ciencias, y por el alemán Axel Meyer, profesor de zoología.  

En declaraciones al portal web Global Construction Review (GCR), Huete-Pérez desestimó los comentarios de McCrary e insistió en que la cuestión fundamental sigue siendo la necesidad de un control independiente.

Sin presión

Ante esto, McCrary afirmó que en ningún momento percibió ninguna presión hacia Environmental Resources Management (ERM), la empresa británica encargada de realizar el estudio de impacto ambiental para el canal.

“La idea de que este estudio y ERM están comprometidos políticamente se ha repetido a lo largo de Nicaragua y a nivel internacional. Que yo sepa, el trabajo de ERM se realizó de acuerdo con las leyes y costumbres de Nicaragua y sin atender a ningún interés especial. Si alguien tiene información de lo contrario, debe ser considerada por sus propios méritos”, comentó.

McCrary añadió que los argumentos de Huete-Pérez y Meyer “sirven para crear la idea de que todo está bien sobre la ruta propuesta para el canal, lo cual es un mito peligroso. Vimos los ríos y humedales destruidos y grandes extensiones de pastos que los mapas designan como bosque, y nos quedamos horrorizados”.

El 29 de mayo ERM presentó su estudio a la concesionaria china HKND, la que a su vez se lo pasó al Gobierno de Nicaragua; no obstante, es hasta la fecha y el estudio aún no se ha hecho público.

La empresa HKND es la que tiene la concesión para construir y operar el canal interoceánico, el cual se estima costará unos US$50,000 millones. El megaproyecto uniría el mar Caribe con el océano Pacífico y sería un rival para el Canal de Panamá.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus