•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con el objetivo de ir mejorando la calidad ganadera en Nicaragua, 93 fincas de pequeños productores de ganado de los municipios de Muy Muy, San Ramón, Matagalpa, Esquipulas, Pantasma, San Rafael del Norte y Wiwilí, del departamento de Jinotega y Matagalpa, fueron certificadas y declaradas libre de brucelosis y tuberculosis por el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA).

Ronald Blandón, gerente general de Conagan, informó también que se ha formado una cooperativa con el fin de preparar a los productores de ganado con técnicas que les minimicen el impacto que tiene el cambio climático sobre la producción ganadera y se les ha enseñado cómo fortalecer el sistema nutricional de los animales a través de sales minerales, cuando no haya suficiente pasto.

Otra de las técnicas que ya está en manos de los productores es la elaboración de los bloques nutricionales que están compuestos por productos que se compran fuera de las fincas como urea, cascarilla de maní, melaza, entre otros, con el fin  que a falta de pastos los animales hallen dónde nutrirse y no se vayan a morir  en unas sequías prolongadas. También se ilustra en la conservación de  alimentos para el ganado.

Al referirse a la certificación de fincas libres de brucelosis y tuberculosis, dijo que además de la importancia de lograr una mejora en la producción en las fincas de carne y de leche, el paso que va paralelo a esto, es garantizar que estos productos tanto de carne como de leche sean inocuos para los consumidores y que nos perjudiquen con enfermedades.

“En Nicaragua hay una ley de sanidad animal y muchas normativas del Ministerio de Salud que tienen que ver con enfermedades que son de salud pública entre ellas la brucelosis y tuberculosis, que si el consumidor sin un previo tratamiento a la carne y a la leche puede enfermarse  e incluso si el productor o el ordeñador está afectado se la puede pasar a la vaca, pero hoy hay un grupo de productores que después de trabajo, estudio y evaluaciones por más de un año y que vienen haciendo buenas prácticas ganaderas, han logrado que sus fincas sean certificadas, libres de estas enfermedades”, aseguró.

Apoya

La certificación de estas propiedades fue posible gracias al programa de gestión rural empresarial, sanidad y ambiente Progresa y financiado por el Ministerio de Agricultura de los Estados Unidos y que es ejecutado por la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua.

Por su parte Jorge Brenes, director del programa Progresa, dijo que la actividad tiene el propósito de capacitar a los productores en la preparación de alimentos de verano ante el cambio climático y celebrar la certificación por parte del  IPSA de fincas libres de brucelosis y tuberculosis.

“Lo importante con este evento es dar garantía oficial de que estas fincas están libres de brucelosis y tuberculosis, lo que garantiza en primer lugar la salud de la familia que la produce; la salud de los consumidores en general”, aseguró Brenes.

Pastos deficitarios

Omar Artola, representante de Conagan en Matagalpa, dijo que lo importante es que los productores utilicen las sales mineralizadas debido a que los pastos son deficitarios en minerales, tienen muy poca proteína, por lo que no hay buenos rendimientos en la producción.

Por su parte los productores se mostraron satisfechos con el programa Progresa y Conagan, porque gracias a estas organizaciones han logrado aprender a elaborar alimentos que antes perdían en sus parcelas, además de lograr que sus fincas sean declaradas libres de enfermedades del ganado, lo que les permitirá tener mejores precios en la leche y la carne que vendan.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus