•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hablar de Masaya no solo significa folclor, fiestas tradicionales, cuero y artesanía; sino que también el vigor de la Ciudad de las Flores responde a la producción culinaria de las famosas cajetas, es decir la industria dulce que nunca pasa de moda, tanto entre los nicaragüenses como extranjeros que quedan conquistados con las exquisiteces que ofrecen los pueblos blancos y la ciudad de Masaya en variedad de cajetas, entre ellas las más conocidas: cajeta de coco, piñonates, coyolito, huevos chimbos y la tan solicitada cajeta de leche.

De esta forma, las dulcerías de Masaya muestran una intensa actividad durante todo el año, elaborando dulces de todo tipo para abastecer los pedidos que son demandados para el tiempo de San Lázaro y en especial, para las purísimas. En el corazón de Monimbó, en una de las dulcerías artesanales, todas las mañanas se ve a lo largo a Doña Juanita Sánchez moviendo constantemente las palas de madera para evitar que las mieles que se preparan para los distintos productos, se peguen o se quemen. Según expresa esta comerciante, guiada en sus más de veinte años de experiencia, la producción de cajetas es una actividad que genera entradas positivas, pues solo en su negocio se venden a diario más de cien cajetas entre diferentes variedades, además de encargos que se le solicitan con tiempo, agregando que las temporadas fuertes se sitúan siempre en diciembre, dejándole una ganancia de más de 12 mil córdobas aproximadamente, comenta Sánchez.

350 mil córdobas se registró en ventas de cajeta a nivel de Masaya el año pasado, según un informe que emitió la alcaldía”.  Leonel Martínez, propietario de la Dulcería Carol.

 

Principales cajetas

De acuerdo con Sánchez, los principales dulces que generan ingresos son: piñonates, cajeta de coco rosada y negra, leche burra, los huevos chimbos, los gofios para las purísimas y la cajeta de leche, que generalmente es la que se encuentra en todas partes. A la vez, señala que los principales clientes de las dulcerías proceden de distintos departamentos, como: Managua, Rivas, la Costa Caribe Norte y León, a fin de abastecer la demanda en esas localidades. Entre tanto, en la dulcería Carol, cuyo propietario es Leonel Martínez, dice que a diario hacen unos 30 productos en general para abastecer el mercado nacional y cuenta que desde hace siete años envían esta mercancía a Miami, Estados Unidos, a través de expositores de la feria Exponica, envíos en los cuales también van piñonates, cajeta de coco rosada y negra, todo lo que reparten en las purísimas, expresa Martínez.

Masatepe y sus “chivitos”

En el mercado Ernesto Fernández, en la parada de los buses que hacen el recorrido para Monimbó, con su batea se encuentra Mercedes Rosales, comerciante que viaja todos los días desde Masatepe para vender diferentes tipos de cajetas, entre las que se destacan “los chivitos”. “El chivito es una tradición de Masatepe, son elaborados de arroz y leche, se pone un día antes a remojar el arroz, se muele y se cuela varias veces, se pone a fuego lento con bastante azúcar, se menea y menea y se le agrega leche, así es que se hace este tradicional masa pan”, explica Rosales.

Números

“Ahorita por el momento estamos ofreciendo los churritos, las cajetas, el huevo chimbo, los pedidos de las empresas que vienen desde Managua, que son unos 25 pedidos, unas 500 unidades de canastas que hay que rellenar con los dulces a la semana”, indicó Leonel Martínez, propietario de la dulcería Carol. Sobre los precios, estos varían según el producto, los más comunes como las cajetas de coco, de leche y coyolitos se mantienen entre tres y cinco córdobas, los piñonates a siete córdobas y las bandejas variadas cuestan cuarenta córdobas, la bolsa de cincuenta cajetitas de masa cuesta 15 córdobas; la bolsa de caramelos rayados  ronda los cincuenta córdobas, que en general son precios accesibles.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus