•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Martillazos, ruido de máquinas de coser zapatos y música arrancamonte son los elementos que no pueden faltar en uno de los más de 580 talleres de cuero en Masaya, donde fabrican calzado, fajas, bolsos, billeteras, alfombras, chapas, llaveros, etcétera.

El Censo Económico Urbano de Inide en Nicaragua determina que existen en Nicaragua 1,216 establecimientos de producción de cuero y calzado, de los cuales un 67% fabrica calzado; un 31% hace maletas, bolsos de mano, talabarterías y similares y en un 2% por curtido y adobo de cueros.

“El departamento de Masaya constituye el principal centro de la actividad económica de cuero y calzado de Nicaragua con 580 establecimientos de producción, representando el 47.7% del total de establecimientos de dicha rama en el país. La fabricación de calzado representa el 91% de los establecimientos de cuero y calzado de Masaya”, señala el censo.Un obrero del calzado puede ganar de 1,200 a 1,500 córdobas semanales.

El estudio indica que la rama de cuero y calzado representa una de las ramas de actividad económica donde el desarrollo cooperativo ha alcanzado niveles de suma importancia, siendo Masaya un importante ejemplo del modelo de economía familiar, asociativa, cooperativa y comunitaria.

El 100% de la producción de cuero y calzado está en manos de la micro, pequeña y mediana empresa.

La fabricación aún es artesanal, para calzado de vestir, colegial y sandalias, también hacen botas de trabajo, botas vaqueras y calzado ortopédico.

Alfombras de cuero

El artesano Marlon José Montalván se preparaba para entregar unas alfombras de piel de vaca blanca a la administración de Guacalito, un pedido que consiste en una alfombra de 8 metros cuadrados.

“Reunir 18 cueros de vaca blanca es algo único en la historia, debido a que no hay cuero bovino blanco en Nicaragua”, mencionó Montalván.

El artesano explicó que en dos años logró recoger el cuero blanco, el que fue curtido en la curtiembre La Fuente, en Granada.

“Cada alfombra que he elaborado mide 4 metros por 90 metros cuadrados. Voy a entregar 2, por cada una me llevo 15 días. Aún falta por entregar tres. La verdad es que estas alfombras son un lujo. La mano de obra cuesta US$400”, expresó Montalván.

El artesano mencionó que a lo largo de los años han aprendido a no desperdiciar el cuero, pues aprovechan cada uno de los trozos que sobran.

“El cuero tiene un sinnúmero de usos, dentro de ellos se puede hacer cuero para calzado, vaqueta, gamuzón, baquetón, descarne y la carnaza, que son utilizados para hacer mochilas, zapatos, fajas, bolsos, es múltiple el uso, se hace para tambor,  mesas, forros de camas, sillas y alfombras”, comentó Montalván.

Este artesano tiene dos empleados y a la semana promueve de entre C$1,200 y C$1,500 semanal, de los cuales debe pagar los servicios básicos, el pago de trabajadores, el alquiler del taller.

Montalván se abastece o compra cuero para zapatos y fajas en Granada, la vaqueta en Nagarote y el cuero peludo en León.
Cuero vs. cuero sintético

La industria del cuero en Masaya aún se trabaja de forma artesanal.Juan Gutiérrez, propietario de Calzado Don Juan, explicó que existen problemas con los mataderos y con los exportadores, pues hace meses se escuchó que iba a haber un desabastecimiento a nivel nacional.

“La verdad es que el que mata la res si le ofrecen más, pues vende rápido su cuero, es desabastecimiento interno. Al consumidor no le permiten estar comprando zapatos de cuero, porque tienen otros costos y recurren al industrial, que fabrica calzado con cuero sintético”, señaló.        

“El pie de cuero más caro cuesta C$79, pero eso va en dependencia de la calidad del cuero. Existen personas que se meten a este negocio porque hay una masa de desocupados. También hay problemas en la mano de obra”, señaló el propietario de Calzado Don Juan.  

En el estudio del Inide en Nicaragua la producción de calzado en el país fue de 3.5 millones de pares, es decir que solo Masaya produce 2 millones de pares de zapatos, que generan alrededor de 5 mil fuentes de trabajo.

Reciclar para hacer suelas

Para Joel González Pavón, asesor empresarial, hay un desfase tecnológico en cuanto al producto, al aspecto organizacional, y lo más importante, la carencia de maquinaria y habilidades, de formación técnica, sobre todo en materia prima, por lo que asegura que lo que necesita el sector calzado es que se forme gente u obreros calificados, para de esa forma ser más competitivos.

También dijo que los artesanos deben aprovechar cualquier apertura que haya en el mercado, es decir, que aprovechen el Ministerio de la Economía Familiar y Comunitaria, las ferias, porque ahora vienen las temporadas altas, los artesanos deben mejorar el producto y deben ser creativos.

“Por ejemplo, si yo produzco un zapato con una suela de baja durabilidad, buscaré otra suela que tenga más durabilidad, esto aumentaría la competitividad”, mencionó González.

El asesor empresarial recomendó crear a nivel de cooperativa una empresa de reciclaje de plástico para hacer suelas y eso abarataría el costo.

En cuanto a que si Masaya es el departamento que más talleres de calzado tiene, el entrevistado aseguró que en calzado de mujer, porque en calzado de varón se la ganó Granada.

“El calzado DambegShoes es una empresa que tiene alrededor de 40 obreros y un calzado que se exporta, que se vende, porque ellos han apostado a meter mejores tecnologías, a mejorar el producto y con buen costo. Creo que los artesanos deben de dejar de hacer zapatos a mano e invertir en maquinarias, eso elevaría los niveles de producción”, explicó González.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus