•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Andrea Müller es una joven estudiante suiza que por asuntos académicos debe efectuar una pasantía en una empresa de Managua.

Al revisar las ofertas por internet se da cuenta que el precio de los apartamentos es más alto de lo que imaginaba.

Antes de volar hacia Nicaragua, consigue finalmente un inmueble de dos cuartos en colonial Los Robles, por un valor de US$500 al mes.

La oferta es considerada “razonable” por sus contactos en Managua, la capital de Nicaragua, uno de los países más pobres de América Latina.

El negocio

Un mercado paralelo de la vivienda destinado a los extranjeros se está desarrollando en Managua. Según Abraham Blandón, presidente de la Cámara Nicaragüense de Corredores de Bienes Raíces (Canibir), las ofertas más cotizadas están entre los US$400 y los US$600 mensuales por un apartamento en el centro de Managua.

“Este mercado empezó hace 3 o 4 años. Los nacionales prefieren comprar. Estas ofertas están destinadas mayoritariamente a extranjeros, que también están acostumbrados a alquilar en su país”, explicó Blandón.

No está disponible una cifra sobre la cantidad de apartamentos que en Managua son alquilados por extranjeros.

La mayoría de ellos son jóvenes ejecutivos que llegan a Managua a trabajar para compañías de capital extranjero o en agencias no gubernamentales de su país de origen.

En Managua, varios intermediarios se han especializado en este tipo de negocios.

Una ojeada por la plataforma CasaNica permite comprobar que el precio de un apartamento amueblado en colonial Los Robles oscila entre US$400 y, para los más lujosos, US$1,350 mensuales.

El contacto para alquilar esos apartamentos en varias ocasiones es el mismo, y al intentar reservar informan que el período mínimo de ocupación es de tres meses.

“Por tan poco tiempo (menos de tres meses de alquiler) no sacaré nada de comisión”, alega por teléfono uno de los intermediarios antes de colgar.

Blandón reconoce problemas con algunos corredores: “Ha habido gente irresponsable que no ha dado la seguridad jurídica a los clientes.

Otros han querido estafar sacando comisiones importantes”.

Aun así, el presidente de Canibir asegura que la Ley 602 (Ley de Correduría de Bienes Raíces de Nicaragua) permite regular la profesión.

“Todo corredor necesita una licencia. Las cosas están cambiando poco a poco y antes de finales de año resultará imposible para un cualquiera realizar este tipo de transacciones”, refirió Blandón.

Para Andrea Müller ya es tarde, pero prefiere matizar: “Donde vivo, en Zúrich, resulta imposible encontrar un apartamento como el que tuve (en Managua) por menos de US$1,500 al mes. Como compartía los gastos con una amiga, me pareció asequible”.

Suiza cuenta con Zúrich y Ginebra, dos de las tres ciudades más caras del mundo, de acuerdo con un reciente estudio del banco UBS.

Particulares hosteleros

Decepcionados por el mercado tradicional, algunos viajeros optan por usar la web Airbnb.

Esta plataforma permite a particulares rentar una de sus habitaciones o una casa completa. Desde el 2011 el sistema se está desarrollando en Nicaragua, donde se registran un total de 1,000 alojamientos activos.

En Managua, 127 habitaciones y 27 casas o apartamentos ya están en el mercado.

“En comparación con el último año, el número de alojamientos ha crecido un 125%, el número de extranjeros utilizando Airbnb para hospedarse en Nicaragua un 190% y el número de nicaragüenses utilizando la plataforma cuando viajan un 200%”, explica Jessica Pecoraro, vocera de Airbnb Latinoamérica.

María, una joven que pidió que no se revelara su verdadero nombre, oferta sus habitaciones en Airbnb desde marzo pasado.

Ya registró alrededor de 20 visitas que le permitieron pagar el alquiler y los gastos de la casa. “Antes trabajaba con coachsurfing. Pero la plataforma no era tan profesional y gastaba mucho dinero en acompañar a mis huéspedes de fiesta”, relata.

María se enteró de la existencia de Airbnb por un amigo ecuatoriano. Si bien la plataforma es poco conocida en Nicaragua, globalmente más de 50 millones de personas ya la han usado. París, primer destino de Airbnb, ha registrado más de 1.8 millones de estancias desde 2008, año de fundación de la sociedad, ahora valorizada en US$24 billones.

“Competencia injusta”

Hace dos años, los sectores turísticos de Granada denunciaron la presencia de personas que estaban hospedando viajeros en sus casas.
Para los hosteleros y corredores, la plataforma Airbnb –y sus derivados– representa una forma de competencia injusta, pues los arrendadores no pagan impuestos ni tienen que respetar los mismos requisitos.

El Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) ha lanzado una campaña de sensibilización para que se registren los huéspedes. De momento no han tenido éxito.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus