•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Te ha pasado o conocés a alguien que no tiene idea de por qué empezará a estudiar en la universidad? Te cuento que me sucedió algo así. Estudiaba ingeniería civil porque por un problema de salud no pude inscribirme en periodismo, y tras un año perdido porque no era lo que me gustaba, seguí mi vocación y estudié Filología y comunicación.

Si estás a punto de salir de tu bachillerato es conveniente que reflexionés acerca de cuáles son tus verdaderos gustos profesionales para que podás optar por las carreras afines. Nunca estudiés algo porque te obligan o porque te dicen que te generará mucho dinero. Te aseguro que esos factores no son suficientes para elegir una carrera que marcará el resto de tu vida.

Es importante que te hagás estas preguntas antes de hacer una elección: ¿Qué quiero de la universidad? ¿Por qué voy a estar allí? ¿Qué busco aprender ahí? ¿Qué me veo haciendo dentro de 5 años?

Una vez que sepás por qué estás yendo a la universidad, imaginá tus resultados ideales. 

Las visualizaciones te permiten cometer errores por anticipado. Si no podés tener una visualización clara, es probable que tu experiencia sea igualmente borrosa. Depurá tu visualización hasta que te inspire. 

La vida real siempre será diferente de tu visualización. El punto de la visualización no es predecir el futuro o restringir tu libertad para decidir más tarde. El punto es darte más claridad para tomar decisiones en este momento. Tu escena ideal funciona como un mapa que puede guiarte a través de un mar de opciones. 

Preparate

A los estudiantes se les enseña que entre 12 y 15 unidades por cuatrimeste (3-5 clases) es una agenda “llena”. Pero una agenda tan liviana difícilmente está llena. Una persona con un trabajo a tiempo completo podrá poner más de 40 horas por semana, y los estudiantes disfrutan de todas las vacaciones posibles.

Si sos un estudiante por encima del promedio, ciertamente podrás manejar una agenda por encima del promedio. A veces no sabemos qué es lo que podemos manejar hasta que nos forzamos un poco. 

Decidí qué es lo que querés extraer de cada clase en específico y tomá en cuenta que algunas veces conseguirás tus objetivos; otras no. Incluso si hacés lo mejor posible, a veces te quedarás corto. Podés encontrar profesores que sean injustos, perezosos, sexistas, racistas, y otros incompetentes, pero que nada te frene. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus