•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 90% de las empresas nicaragüenses son micropequeñas y medianas y eso dificulta una mayor productividad industrial y empresarial de las mismas, no obstante a pesar de ser pocos productivas, estas empresas son las encargadas de generar el 40% del Producto Interno Bruto (PIB) y de generar más del 60% de los empleos.

Un estudio, divulgado este año por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo, Económico y Social (Funides), señala que la productividad promedio anual de un trabajador nicaragüense es de US$3,700 --la más baja de la región centroamericana-- y el crecimiento promedio de esa productividad en la última década ha sido apenas del 0.6%, la segunda más baja del istmo. 

“La productividad es el mayor problema que enfrentan los nicaragüenses y las empresas en general en este momento”, señaló Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides. 

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, señaló también a inicios de este año que los obreros nicaragüenses son poco productivos. El representante del sector privado indicó que la productividad laboral ha bajado en un 2% en los últimos años. 

Los empresarios han demandado al Gobierno y a los sindicalistas que para negociar los ajustes al salario mínimo, la productividad sea una variable a tomar en cuenta para calcular el incremento salarial.

Más educación y tecnología 

“Las iniciativas privadas son claves para mejorar la economía y serían más efectivas si contaran con el aporte del sector público para aumentar conocimientos y tecnologías”, destacó el economista Alberto Ramírez. 

El Cosep se ha quejado en diferentes ocasiones que el Instituto Nacional de Tecnología (Inatec) atiende poco la demanda de capacitación de las empresas, a pesar de que estas pagan por ley una cuota mensual que al año suma más de C$1,000 millones. 

“El aumento de la productividad es clave para mejorar los niveles de vida a reducir la pobreza en el país. Las empresas son el medio a través del cual el conocimiento científico y tecnológico se aplica de manera práctica a través de los procesos productivos y se trasforma en bienes y servicios de mayor cuantía o de mejor calidad”, destacó el economista Ramírez. 

Según el informe de Funides, la productividad promedio anual de un trabajador  costarricense es de US$13,000, seguido de los empleados salvadoreños con US$7,700, los guatemaltecos con una productividad anual de US$6,000 y Honduras, que es el segundo país de menor productividad en la región, con US$4,000.

Algunos economistas han señalado que la precariedad de los empleos y su baja productividad en el país, además del bajo ingreso per cápita, se debe al hecho de que la estructura productiva y exportadora del país so se ha diversificado mucho.  

Otro de los factores que afectan la baja productividad de las empresas nicaragüenses es la alta rotación de personal, según los expertos. 

“Unas altas tasas de rotación de personal pueden generar una reducción en la productividad laboral. Los trabajadores que tienen más experiencia están más atentos a las metas de la empresa, mientras que los empleados nuevos requieren tiempo para aprender a cumplir sus funciones adecuadamente”, explicó Ramírez.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus