•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por más de cuatro décadas, las manos del artesano Luis Antonio Rojas han moldeado y elaborado cientos de zapatos y con su arte ha convertido su pequeño taller, ubicado frente a la policía de Rivas, en todo un símbolo de la industria del cuero y calzado.

Este artesano nacido hace 66 años en San Carlos, Río San Juan, asegura estar orgulloso de tener por más de 40 años la única fábrica de zapatos que existe en Rivas, donde también se elaboran calzados ortopédicos.

¿Cómo fue que se inició en el mundo del cuero y calzado?

Este trabajo me llamó la atención en San Carlos, Río San Juan, cuando tenía 16 años. Miraba a granadinos fabricar zapatos y me gustó porque además ganaban bien; en ese entonces el dinero valía y los zapateros ganaban C$18 al día, y era el triple de lo que devengaban otros obreros. Por eso decidí que este oficio sería mi oportunidad para salir adelante.

¿Cuánto tiempo tardó en aprender el arte del cuero y calzado?

En menos de un año, porque cuando me trasladé a vivir a Rivas en 1966 tenía 17 años y ya me ganaba la vida como zapatero. En 1973 fundé mi taller de calzado “Cóndor”, que ha sobrevivido todos estos años.

¿Además de Rivas, en qué otras ciudades comercializan su calzado?

Mis zapatos han trascendido fronteras, porque he realizado envíos a Suiza, y Costa Rica es donde más me piden encargos, principalmente botas y zapatillas.

Antes de incursionar en el arte de fabricar zapatos, ¿intentó otro oficio?

Sí, mi abuelo Virgilio Traña me enseñó el oficio de barbería a los 15 años, pero no me gustó, porque cuando llegaban a rasurarse o afeitarse había que estarles tocando la cara a los hombres y eso no iba conmigo.

¿Fue difícil sus primeros pasos en la fábrica de calzado que fundó?

Sí, como todo inicio. Tuve el apoyo de mi suegro Manuel Domínguez, que me obsequió una máquina de  coser y diez pares de ormas para tallar zapatos, y así fui surgiendo.

¿Cuántos zapatos produce semanalmente y cuál es el precio al público?

Actualmente estamos produciendo 15 pares a la semana con nuestros propios diseños y gustos del cliente. Las zapatillas las ofertamos a C$700, los botines a C$900 y las botas a C$1,300.

¿A qué edad piensa retirarse del mundo del cuero y calzado?

Ya estoy en proceso de retiro,  porque he cumplido mis metas realizando este trabajo. Entre estos logros le puedo mencionar que logré sacar adelante a mis hijos. Tres son profesionales y a uno lo apoyé a montar su empresa de transporte escolar y turístico.

¿Es rentable este negocio?

Sí, es una buena oportunidad para salir adelante y tener su propia microempresa. Por eso ya estoy preparando a mi hijo Edén Rojas, para que sea el sucesor en el taller, porque aunque se graduó como ingeniero agrónomo, aquí va a devengar el doble de lo que ganaría ejerciendo su profesión.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus