•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde hace algunos meses, un grupo de trabajadores recibe charlas sobre desarrollo personal, convivencia en la familia y género, entre otros temas, en la finca cafetalera La Virgen, del Grupo Hüeck-Poncon, ubicada en El Tuma-La Dalia (Matagalpa).

“La idea de hoy era darles ciertas herramientas y principios de desarrollo personal y liderazgo, que les permita, uno, aprender a aprender, y dos, cómo desarrollarse y ser versiones mejores de ellos mismos en todo lo que hacen”, contó después de una de las charlas motivacionales uno de los coach.

Los “Encuentros de supervisores de labores de campo”, como se les ha llamado a esas capacitaciones, persiguen que los trabajadores sean mejores en lo que hacen y así que las fincas tengan personal más capacitado, dijo Henry Hüeck, socio del grupo.

“No solo estamos hablando de cosas agronómicas o manejo de fincas, sino que también estamos hablando de comportamiento y civismo, valores, la familia, género, entre otros”, contó.

Las charlas se están llevando a cabo en la hacienda La Virgen (El Tuma-La Dalia, Matagalpa), pero en ellas también participan trabajadores de las haciendas San Martín (El Tuma-La Dalia, Matagalpa), San Francisco (Jinotega) y Las Marías (Dipilto, Nueva Segovia), que son del mismo grupo.

Fincas certificadas

Para Aura Lila Sevilla, presidenta de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa (Asocafemat) y de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN), la capacitación es uno de los componentes que tienen que cumplir las fincas cafetaleras certificadas.

La capacitación se vincula mucho con el tema de la responsabilidad social empresarial, dijo Sevilla.

Para la dirigente cafetalera, las capacitaciones en las fincas son importantes para mantener la lealtad de los trabajadores y mejorar la calidad de vida de las personas.

También considera que a través de las capacitaciones se consigue una mano de obra más productiva.

“Una finca necesita mucha mano de obra, mucha supervisión, que se pueda aplicar un producto tal y como es, y entre más capacitados estén será mejor. Los fertilizantes son caros, los fungicidas son caros y todas esas cosas si no se aplican bien, no se hacen bien, se traducen en mayores costos”, explicó el productor cafetalero.

Sevilla también destacó que las capacitaciones sobre el café son muy importantes para el relevo generacional.

Hüeck dijo que la capacitación también permitirá a los trabajadores mejorar su salario. “La idea es que un capataz, que gana un poco más que el salario mínimo, mejore, aprenda más, para poder ganar más”, aseguró el productor.

Por otra parte Sevilla dijo que las casas comerciales también están trabajando en la capacitación del personal de las fincas cafetaleras.

La productora recomendó a los productores mandar a sus capataces, jefes de cuadrillas y mandadores a capacitarse a las escuelas de café que existen en el país, como la escuela El Recreo, ubicada en Jinotega, para que puedan hacer de una mejor manera las labores culturales del café.

El café, producido en un área de aproximadamente 180,000 manzanas, es uno de los principales rubros de exportación de Nicaragua. Asimismo, es uno de los sectores que más genera empleos en el país, calculándose en unas 300,000 plazas laborales.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus