•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Red de Empresarias de Nicaragua (REN) pidió ayer que se creen otros productos crediticios y se mejoren las condiciones de acceso al crédito para echar a andar nuevos negocios o fortalecer los que ya tienen las mujeres en el país.

“Hay productos para mipymes, pero creemos que esos productos todavía pueden ser mejorados. Queremos elevar propuestas para que se creen mejores productos financieros para las mipymes, tanto para aquellas que son manejadas por mujeres, como las mipymes en general”, explicó Blanca Callejas, presidenta de la REN.

Un ejemplo de un producto financiero que debería ser mejorado, según Callejas, sería el de préstamo para negocios de temporadas --Navidad, inicio escolar, verano, entre otros--. “Quisiéramos ver cómo hacer posible una mejora en los prerrequisitos que les piden a las mipymes para esos préstamos”, opinó Callejas.

La mujer empresaria afirmó que si bien se dice que los requisitos son iguales tanto para mujeres como para varones, existen situaciones de desventajas para la mujer al momento de exigir las garantías por el préstamo que solicitan, como la titularidad de bienes, los que casi siempre están a nombre del varón.

Cuando las mujeres no logran acceder a préstamos con buenas condiciones, para emprender un negocio o aprovechar una temporada, se tienen que endeudar por otras vías, con intereses muy altos, que merman sus utilidades, refirió la presidenta de la REN.

Las mujeres empresarias se encontraban ayer analizando una serie de propuestas que harán para reformar algunas normas prudenciales de la Superintendencia de Bancos.

Nicaragua es uno de los países donde a las mujeres se les dificulta más conseguir financiamiento, según el Índice del entorno empresarial para emprendedoras, realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El país ocupa el décimo noveno lugar en ese aspecto, con un puntaje de 28.9 en una escala del 0 a 100, solo por encima de Paraguay, en el vigésimo lugar, con un puntaje de 23.4.

Uno de los problemas en el país, para que las mujeres accedan a créditos, según Patricia Padilla, vicepresidenta de la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas (Asomif), es que la normativa tiene una caracterización del riesgo de crédito de las pymes similar a la del riesgo de crédito corporativo, pero en la realidad, explicó, son dinámicas distintas.

“Las pymes tienen capitales más bajos; las corporaciones tienen capitales más altos, y hasta la manera en que están organizados la dinámica es distinta… Eso merece un trato diferenciado que la Superintendencia de Bancos todavía no logra adecuar”, aseguró.

Padilla afirmó que lo que pretenden es crear una política de incidencia, para que se modifique la norma de riesgo crediticio de la Superintendencia de Bancos, que las instituciones financieras ajusten sus políticas a las pymes y que se cumpla el marco legal que aún está “dormido”.

Temor a créditos

Para Jimena Ramírez, presidenta del Congreso de Empresarias de Nicaragua, la mujer empresaria nicaragüense ha avanzado mucho, respecto de lo que era hace 20 años, pero aún falta mejorar en equidad.

“Ya no estamos en la misma situación de hace 20 o 30 años, que solo los hombres heredaban el patrimonio del padre. Ahora, cada vez más hay mujeres que son dueñas de sus casas, de tierras... La igualdad es que a todos nos den un vaso de agua si todos tenemos sed, pero la equidad es que le den más agua al que viene de más lejos”, ejemplificó Ramírez.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus