Melvin Escobar
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En muchas ocasiones el consumidor turista se lleva una mala imagen de ciertos lugares por haber sido de víctima de hurtos y en consecuencia haber perdido objetos de valor. Son experiencias que pueden pasarle tanto al consumidor nacional como extranjero en distintas situaciones y establecimientos, puede ser en hospedajes, estacionamientos y restaurantes. Está claro que en principio corresponde al consumidor velar por el cuido de sus bienes, eligiendo los lugares que representen mayores garantías y, por otra parte, tomando medidas mínimas de precaución.

Hurto de pertenencias de un huésped

Uno de los principales deberes que todo proveedor tiene es el de ofrecer bienes y servicios idóneos. Cuando se habla de idoneidad se está enfocando la calidad del bien o servicio, tratándose de hospedaje, todo consumidor espera que este represente seguridad durante su estadía.

Un país referente en temas de protección al consumidor es Perú, que a través del Instituto de Defensa de la Competencia y Propiedad Intelectual (Indecopi) resuelve las denuncias presentadas. Sobre el particular, el Instituto mencionado resolvió a favor una denuncia presentada por un consumidor en contra de un hotel, debido a que quedó demostrado que habían sustraído de la habitación bienes del huésped. En ese caso, se realizó una valoración de cada artículo para determinar un monto aproximado.

Acreditación de existencia de bienes

En realidad, resolver un asunto como el planteado en el párrafo anterior no es una tarea sencilla. En principio podríamos pensar que una medida aplicable es el hecho de que el consumidor desde el principio de la relación tenga que declarar con qué bienes entra al hospedaje, no obstante, esa solución se empaña porque entonces el personal del hospedaje tendría que revisar al consumidor cada vez que este sale del mismo, un panorama que carece de practicidad y, por otra parte, sería el consumidor el primero en quejarse por tal hecho.

En el sentido expresado, el Indecopi ha explicado que es suficiente que el consumidor demuestre la preexistencia de los bienes, una afirmación y criterio que no parece tener tanta cabida en nuestra realidad y legislación, en vista de que el artículo que habla de forma específica respecto de la seguridad, se refiere únicamente a los estacionamientos y, por otra parte, exonera de responsabilidad al proveedor cuando la pérdida se trata de objetos que  hubiesen sido dejados en el vehículo.

De todas formas, la Ley 842 no es clara respecto de la situación expuesta, toda vez que es lógico que un huésped sí puede dejar objetos de valor en la habitación, en consecuencia no podría aplicarse ese razonamiento. Por su puesto, tratándose de una conducta presuntamente delictiva lo más indicado es que las autoridades pertinentes realicen la investigación de los hechos, por lo que en ese caso, muy poca intervención existiría por parte de los órganos que aplican la Ley 842, pues al parecer saldría de su competencia.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus