•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La obra de cerca de US$50 millones que construye la empresa Cargill de Nicaragua en el kilómetro 17 de la Carretera Masaya ya tiene forma.

Se trata del Centro de Distribución Refrigerado, que según esa compañía tendrá capacidad para almacenar unos 9 millones de libras de productos alimenticios. La empresa vende en Nicaragua pollo Tip Top y embutidos Cainsa.

En una demostración brindada ayer a medios de comunicación, funcionarios de Cargill de Nicaragua dijeron que la construcción de ese centro de distribución tiene un 90% de avance.

Asimismo afirmaron que pretenden tener ese centro equipado el 15 de noviembre, para comenzar el enfriamiento en los días posteriores y comenzar a brindar el servicio el 1 de diciembre.

Alfredo Vélez, vicepresidente de asuntos corporativos de esa empresa en Nicaragua, expresó satisfecho que el centro de distribución les servirá para prepararse mejor para abastecer el pollo que se consume en el mes de diciembre.

“El año pasado, a esta altura, teníamos nuestras bodegas llenas y 200 contenedores listos para la entrega de diciembre, porque la entrega pico de ese mes tenemos que prepararla en los tres meses anteriores. Ahora tendremos nuestras propias facilidades, la seguridad de que el inventario esté donde queremos que esté (en ese centro) y un mejor servicio a los clientes”, dijo Vélez.

Beneficio

Con esa obra la empresa se estaría preparando para abastecer el mercado nacional en los próximos 10 años.

“Es la mayor inversión que ha hecho Cargill en Centroamérica a la fecha”, aseguró Vélez en referencia a la construcción de la obra, la cual se diseñó en dos años y se comenzó a construir en diciembre del 2014.

Vélez destacó que la carne de pollo es de consumo masivo en el país y que la industria está creciendo “de manera fuerte y segura”, lo que motivó más a Cargill a invertir esos cerca de US$50 millones. Por otra parte, dijo que hay una visión de largo plazo por parte del Gobierno para acompañar ese tipo de inversiones.

El funcionario de Cargill, empresa que tiene operaciones en 68 países, además enfatizó en que la empresa busca mejorar la competitividad en vista de las aperturas comerciales a las que está expuesto el país.

Piezas como el pollo entero, alas y pechuga ya pueden entrar a Nicaragua sin pagar impuestos desde Estados Unidos.

Actualmente, las únicas piezas que aún están protegidas con aranceles son el muslo y la pierna de pollo, las que se desgravarán en el 2023.

“Esta inversión nos da una mayor eficiencia en el manejo de los productos, en la rotación y entrega de los productos a los clientes; en la seguridad de los trabajadores; en la cantidad de entrega que podemos hacer a la misma vez. Toda esa eficiencia se reflejará en un mejor servicio al cliente de nuestra marca Tip Top y Cainsa”, dijo Vélez.

La planta requerirá de unos 200 trabajadores para su funcionamiento, aseguró el vicepresidente de Cargill de Nicaragua.

Así es la obra

El edificio tiene 8,000 metros cuadrados de construcción, especificó el ingeniero Fabio Duque, gerente del proyecto.

Duque, de origen colombiano, destacó que el centro tiene 18 puertos de despachos, que son los lugares aptos para recibir materia prima o despachar la flota de camiones distribuidores de sus productos.

Internamente, el edificio cuenta con cuatro amplias bodegas, donde se almacenarán los productos, ya sean congelados o frescos.

Duque dijo que el edificio cuenta con alta tecnología en todos los equipos que se van a utilizar. Por ejemplo, mencionó que tiene paneles resistentes al fuego, específicamente usados en el área de la industria alimenticia, importados de Italia.

Asimismo, refirió que el piso es una sola losa de concreto con fibra de acero, lo que procura el cuido de montacargas y una mayor inocuidad de los productos.

La obra también estará equipada con estantes a base de acero inoxidable, para evitar la corrosión y garantizar la calidad de los productos, aseguraron los funcionarios de Cargill.

Además, a la par del edificio principal habrá dos edificios más: el primero, donde se generará el frío de las bodegas; y el segundo, un taller de la flota vehicular de la empresa. “Este es un centro de servicios como si estuviéramos en Toyota”, matizó Duque, asegurando que se podrá brindar mantenimiento a unos 16 camiones al mismo tiempo.

Por su parte, Vélez agregó que actualmente en la empresa solo se le puede dar mantenimiento a cuatro camiones al mismo tiempo.

En la construcción actualmente están trabajando más de 30 empresas contratistas, con aproximadamente 400 trabajadores.

La compañía también comunicó con orgullo que no ha tenido ningún accidente laboral durante la construcción.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus