Álvaro Ulises Jaime Solís*
  •  |
  •  |

En estos días se dio un boom a nivel mundial en las redes sociales por la famosa película “Back to the Future” específicamente la segunda parte en donde el protagonista Michael J. Fox viaja al futuro para rescatar a sus hijos de una catástrofe.

La película se hizo en 1989 proyectando ese viaje al día 21 de octubre del 2015, ya ha pasado ese día y mucho de lo que vimos esa película muchas cosas son realidad, otras cosas no. Por ejemplo: “Lentes de realidad virtual”, los pueden ver en sitios como ebay.com o amazon.com como “3D virtual gameglasses”. “Puertas que reconocen la huella digital”, ahora lo vemos algo normal, en muchos centros de trabajo el control de acceso es con el pulgar, incluso hasta en los gimnasios lo vemos. “Películas en 3D” a quien no le gusta ver esos efectos y tener la sensación que algo de la pantalla se te viene encima.

También la tecnología móvil es una completa realidad. La comunicación por video llamadas está  popularizándose cada vez más y la podemos ver con los teléfonos celulares, con los Smart tv, Skype, y muchas alternativas que tenemos en el ámbito empresarial no solo para hacer videoconferencias si no salas de tele presencia que son más realistas.

La imaginación del hombre para crear es casi sin límite, el mismo Julio Verne mucho antes había imaginado y escrito muchas cosas que hoy son realidad, el helicóptero, el submarino, etc.

Mi cuestionamiento ahora es, mucha de esa realidad la usamos y la vivimos para el ocio, usamos la camarita del Smartphone para la fotito del almuerzo, para la foto del gym, para que vean que viajé y lo publico inmediatamente.

¿Y nuestros empresarios usan esa realidad virtual? ¿Quieren salir de la caja?

A mediados de este año estuve en Guatemala en una reunión de trabajo y nos hospedamos en un hotel lejos de la ciudad; las personas que nos atendían eran indígenas y dominaban perfectamente la tecnología móvil y el idioma inglés casi a perfección, y les encanta regatear cuando les vas a comprar algo, no pierden su identidad mucho menos sus orígenes pero sí se adaptan y cambian la forma de hacer negocios y por supuesto la tecnología es un trampolín, están viviendo su propia película del futuro.

Señor empresario nicaragüense, le voy a hacer unas preguntas simples que significan un examen para que evalúe si se está adaptando al futuro o está muriendo con su negocio, porque el día que uno más joven que usted o un extranjero haga las cosas diferentes, ese día su negocio o queda mutilado gravemente o muere y no le dará tiempo de reaccionar:

¿Tiene páginas en las redes sociales?

¿Web page, Facebook, cuenta en Twitter, en Instagram, utiliza Periscope, Youtube, tiene contratado a un Comunity Manager en su empresa o una empresa outsourcing que le maneja sus redes?

¿Maneja transacciones en línea?

¿Cuenta con herramientas tecnológicas simples, pero que le permitan respaldar su información?

¿Tiene un control de cuántas llamadas pierde a diario y cuántos negocios perdió por esas llamadas perdidas?

¿Sabe si sus clientes lo buscan de forma electrónica?

¿Sabe si su competencia lo hace?

Las respuestas le darán un breve análisis de su situación y le dirán si usted está viajando al futuro o simplemente vive una película que tendrá un pronto final.

* Gerente de País SPC Internacional.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus