Melvin Escobar
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando se habla de usuario, consumidor y relación de consumo, comúnmente se piensa en la relación del consumidor con la denominada empresa privada. No obstante al revisar, la definición de consumidor o usuario que ofrece la Ley 842, Ley de Protección de los Derechos de las Personas Consumidoras y Usuarias no encontramos que se refiere a la adquisición de bienes o servicios tanto privados como púbicos.

En realidad, el ciudadano es un usuario de los servicios que por imperio de ley ofrecen distintos órganos de la Administración Pública, piénsese por ejemplo en el otorgamiento de licencias y permisos, de la misma forma, el brindar información al ciudadano sobre las actividades y funciones desempeñadas es además de un servicio, un deber de las instituciones.

Debe quedar claro, que independientemente que la Ley 842 haga referencia a los servicios públicos, no es el instrumento regulador  de las relaciones que se desarrollan entre el ciudadano y usuario de los servicios públicos y la Administración Pública, existen en este sentido, varias leyes y normas, según la institución y servicio, así en materia de información pública es aplicable la ley 621, Ley de Acceso a la Información Pública.

¿En qué consiste el derecho a la información Pública?

Según la Ley 621, es el derecho que tiene toda persona para acceder a la información existente en poder de las entidades sujetas al imperio de la  ley.

Lo cual consiste en la facultad que tiene cualquier persona para solicitar información que se encuentre en manos de  una Institución de la Administración Pública. Por otra parte, implica la obligación de esta última, a brindarla sin mayores restricciones que las contenidas en la Ley 621.

¿Cuál es la base constitucional del derecho fundamental de acceso a la información pública?

La base la encontramos en el artículo 131 de nuestra Constitución este dispone: “Los funcionarios públicos, responden ante el pueblo por el correcto desempeño de sus funciones y deben informarle de su trabajo y actividades oficiales…”

A partir de esa base constitucional, se dictó la Ley 621 y su Reglamento.

¿Cómo ejercer mi derecho de acceso a la información pública?

Es necesario presentar la solicitud de información ante la Oficina de Acceso a la Información Pública de la institución correspondiente, la cual puede ser verbal, escrita o por correo, y  debe contener: 1)Nombre de la autoridad a la que se le solicita la información; 2)Nombre, apellidos, generales de ley y domicilio del solicitante; 3)Cédula de identidad, cualquier tipo de identificación o el número de las mismas; 4)Descripción clara y precisa de la información solicitada; 5)Dirección postal o correo electrónico para recibir notificaciones

La Oficina de Acceso a la Información Pública (OAIP) es la dependencia creada para la aplicación de la Ley 621 – es competente para recibir las solicitudes y dar respuesta a los ciudadanos- dentro de cada institución de la Administración Pública.

De todas formas, la OAIP puede negar la información por tratarse de información reservada o privada. En tal caso, el ciudadano puede recurrir de apelación ante la Oficina de Coordinación de Acceso a la Información Pública. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus