•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La economía nicaragüense crece gracias a un aumento en el consumo interno, coincidieron ayer Luis Rivas, CEO y director de Banpro, Grupo Promerica, y Mario Arana, expresidente del Banco Central (BCN).

Rivas y Arana se refirieron, por separado, a los resultados comunicados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la semana pasada, sobre la situación macroeconómica de Nicaragua.

Rivas sostuvo que “es claro que el consumo doméstico y la inversión están compensando la caída de precios de los productos de exportación”.

Los principales productos de venta en el exterior cayeron últimamente debido al bajo costo del petróleo. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) prevé en 2015 una disminución de 3.1% en el valor de las exportaciones nicaragüenses, comparado con el año anterior (-3.7% de media en la región centroamericana).

Construcción impulsa

Rivas recordó que en Nicaragua la inversión, tanto pública como privada, está creciendo, especialmente en el sector de la construcción, algo que se puede observar en el aumento de proyectos comerciales y de vivienda, así como en la expansión del crédito personal. 

Dado el debilitamiento de las exportaciones por las circunstancias internacionales, es aún más importante convertir la inversión en un motor de la economía”. Mario Arana, expresidente del Banco Central

Además, el director del Banpro recalca que el crecimiento es el “resultado de la reducción que se está dando en la pobreza en el país, lo cual ha sido destacado en la reciente encuesta del nivel de vida realizada con la metodología del Banco Mundial”.

Por su parte, Mario Arana, expresidente del Banco Central y exministro de Hacienda, dijo que la construcción no es, por sí sola, la solución para la economía nicaragüense, ya que no es ni “suficiente ni sostenible”.

El economista resaltó: “El reto va a estar en sostener ese crecimiento, frente a circunstancias internacionales que se han tornado más adversas, y lidiar con nuestras fragilidades de siempre desde el punto de vista fiscal y externo, tal y como lo señala la reciente misión del FMI”.

Déficit sostenible

Por otra parte, ni Arana ni Rivas se mostraron preocupados por el déficit del Gobierno, considerado como “sostenible”.

Tenemos que seguir trabajando en consenso sobre el salario mínimo con el Gobierno y los trabajadores, para que aumente el salario sin afectar la competitividad”. Luis Rivas, director de Banpro, Grupo Pro america.
 

Rivas subrayó que las cuentas fiscales son de las mejores, no de América Central, sino que de todo el hemisferio. “Habrá que estar pendiente del presupuesto 2017, que las cifras fiscales mantengan la tendencia saludable de los últimos 13 años y que el gasto relacionado a la ejecución de las elecciones no se vuelva permanente”, dijo.

A su vez, Mario Arana consideró que “mientras no se deteriore la posición fiscal que hemos venido manejando no debería haber problema, pero también lo cierto es que debemos de crear colchones, dada nuestra fragilidad fiscal y externa. De allí que se plantee para el 2017 fortalecer los ingresos fiscales”.

Por otra parte, Mario Arana resaltó el tema de las distorsiones que podrían crear las exoneraciones: “Los recursos públicos son escasos y hay que concentrarlos en los más pobres. En el caso de Nicaragua, todavía hay mucha dispersión en los subsidios e inequidad en su distribución y se ven favorecidos sectores que no son pobres”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus