•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras un año de estar sin trabajo, Tania Escorcia se atrevió a preguntarle a un vecino del que ni siquiera conocía el nombre, si había alguna vacante en la empresa donde él trabajaba. Hasta ese momento, ella solo sabía que el hombre vivía en su barrio y que cada día salía a su trabajo vistiendo una camisa con el logo de la empresa, la cual también desconocía.

Así comenzó su historia en el Grupo Much, empresa de capital mexicano que en Nicaragua maneja las cadenas de restaurantes Sushi Itto e Italianissimo, y del cual ella es la actual gerente de operaciones, con cinco sucursales (tres del primero y dos del segundo) y más de 100 trabajadores bajo su cargo. 

Han transcurrido casi nueve años desde que Escorcia abordó a su vecino y logró entrar como ayudante de cocina al Sushi Itto ubicado en Plaza Caracol. Durante ese tiempo ha demostrado disposición a aprender y hacer nuevas cosas en su trabajo con responsabilidad y dedicación, lo cual la ha ayudado a ganarse la confianza de sus superiores y que estos, a su vez, le faciliten múltiples capacitaciones para llegar al puesto que tiene hoy. 

“La empresa te da oportunidades de crecer al mirar habilidades en vos y aparte te prepara en cada puesto, pero también hay que creer en uno mismo (…) yo siempre he creído que donde me ponen, puedo, siento que me he esforzado para llegar hasta donde estoy”, señala Escorcia, quien tiene 34 años y es madre de dos varones de 11 y 16 años de edad. 

Nuevas tareas

Cuando la entrevistaron para el puesto de ayudante de cocina en Sushi Itto, Escorcia solo tenía la experiencia adquirida en una zona franca como inspectora de calidad de una línea de producción, por lo que cuando le tocó hablar sobre sus trabajadores anteriores, dijo que no tenía ninguna experiencia en restaurantes, pero que estaba dispuesta a aprender lo necesario. 

Meses después, cuando la empresa decidió incluir en su sucursal de Plaza Caracol una técnica de cocina llamada Teppanyaki, que consiste en preparar la comida frente a los clientes en planchas, Escorcia fue escogida para encargarse de ese trabajo, con el cual tuvo la oportunidad de interactuar más con los clientes. 

“Me empezó a gustar interactuar con los clientes, entonces un año después pedí que me pasaran a mesera, me capacitaron y estuve ahí un año”, contó. Luego, los dueños de la franquicia la escogieron para ir a México por 20 días a una capacitación para gerentes de sucursales, ya que habían visto el potencial en ella y uno de los restaurantes se acababa de quedar sin gerente. 

Escorcia volvió como gerente de Sushi Itto de Plaza Caracol y tras cuatro años de ocupar ese puesto, la ascendieron a gerente de operaciones de sus tres sucursales, pero en enero pasado, cuando el grupo decidió unir las dos marcas de restaurantes (Sushi Itto e Italianissimo) para estandarizar operaciones, ella pasó a hacerse cargo de los cinco restaurantes. 

Para Escorcia es muy gratificante que su trabajo sea reconocido por sus superiores, pero asegura que la mejor experiencia que ha tenido hasta ahora es que sus hijos le digan que quieren ser como ella cuando sean grandes. 

  • 4 años fue gerente de Sushi Itto Plaza Caracol. 
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus