•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las ampliaciones que están haciendo varias empresas que operan en el país bajo el régimen de zona franca en sus plantas industriales permitirán a ese sector la creación de unos 10,000 empleos en el 2016, aseguró ayer Álvaro Baltodano, asesor presidencial en materia de inversiones y exportaciones.

“Aquí está Yasaki (empresa japonesa que fabrica actualmente arneses). Yasaki ya aumentó su techo industrial y va a emplear más gente el próximo año. Hansae aumentó su techo industrial este año y va a emplear más gente el año que viene. Hace dos días se inauguró una extensión del parque Amerricuas, el cual se complementa con una visión ecológica. Gildan está en ese parque industrial, es porque va a querer aumentar y va a querer aumentar su empleo”, afirmó el funcionario.

Según Baltodano, el sector de zonas francas de Nicaragua registró 109,800 empleos en septiembre de este año.

El sector empezó mal el año, llegando a perder hasta 5,000 empleos debido a la suspensión del beneficio arancelario del TPL, que otorgaba Estados Unidos por medio del DR-Cafta.

Sin embargo, el asesor presidencial para temas de inversiones y exportaciones insistió ayer, durante la inauguración de la XIX Conferencia de Zonas Francas de las Américas, que el “empleo en zona franca prácticamente se ha recuperado”. 

“Nosotros creemos que el próximo año ya vamos a tener un crecimiento sustantivo de unos 10,000 empleos, adicionales a los 110,000”, sostuvo Baltodano.

De acuerdo con cifras oficiales, en Nicaragua existen 175 empresas bajo el régimen de zona franca.

Motor de desarrollo

Para Juan Pablo Rivera, presidente de la Asociación de Zonas Francas de las Américas (AZFA), las empresas de zonas francas son un motor de desarrollo económico de los países de América Latina.

Dijo que en América Latina, desde Guatemala hasta Argentina hay 385 empresas bajo el régimen de zona franca y estas generan alrededor de 2 millones de empleos.

Rivera destacó la importancia que tiene la inversión en incentivos fiscales en el régimen de zona franca, dado que en otros países se ha demostrado con estudios científicos que dicha inversión retorna con creces a la economía nacional.

“En Colombia por cada peso que el gobierno ofrece en incentivos recibe a cambio 3.2 pesos, lo cual es una rentabilidad bastante buena para el país. Igualmente pasa en Costa Rica y República Dominicana. En estos países, por cada dólar que invierte el gobierno recibe entre US$5 y US$7 a cambio”, reveló Rivera.

En el caso de Nicaragua, Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de la Confección (Anitec), manifestó que el mayor aporte del sector de zonas francas ha sido en el empleo.

Asimismo, destacó que los salarios se convierten en consumo y el consumo en ingresos para el sector público a través de impuestos.

“Solo al INSS nosotros le estamos dando alrededor de US$7 millones al año; al Inatec le damos cerca de US$5 millones al año. Solo la planilla de una empresa mediana asciende a US$100,000 semanales (US$5.2 millones al año)… Y todo eso va al consumo y cuando se consume se pagan impuestos. Así se mide el aporte de este sector. Es un aporte más alto que el sacrificio fiscal que hace el país”, subrayó García.

Añadió que el sector de zonas francas sirve como una plataforma de desarrollo y transferencia tecnológica, al venir empresas transnacionales a realizar sus procesos industriales en el país con mano de obra local.

Las exportaciones de zonas francas hoy día representan el 50% de las exportaciones totales de Nicaragua, aseguraron los expertos.

Mejores inversiones

Nicaragua, según Álvaro Baltodano, asesor presidencial para temas de inversiones y exportaciones, se encamina a desarrollar una nueva estrategia en el sector de zona franca que permita la atracción de mejores inversiones. 

“Queremos tener toda la cadena de suministro, porque actualmente solo hacemos la ropa y la exportamos… Pero no tenemos una cadena de suministro completa. Entonces queremos estar produciendo hilo, botones, todo el proceso en el caso de ropa”, explicó Baltodano.

Añadió que se está buscando marcas de ropa de mayor valor, las cuales se interesen por invertir en el país.

Para el asesor presidencial, Nicaragua también tiene como meta atraer inversiones en materia de ensamblaje de automóviles y en línea blanca, como cocinas y refrigeradoras. “Estamos trabajando en esa línea y estamos elaborando las ideas”, afirmó Baltodano.

El sector de zona franca nicaragüense se ha diversificado bastante, reconocieron los conocedores del tema como José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), quien recordó que hay empresas textileras, call centers, fábricas de puro y arneses.

“En los últimos 10 años hemos logrado diversificar, de 100% maquila (se ha pasado) a 60% y un 40% en otros sectores que ustedes han visto como arneses, tabaco y call center. Es una apuesta que venimos desarrollando de seguir diversificando (el sector de zona franca)”, refirió Aguerri.

“Nos seguimos diversificando. Nosotros le hemos puesto mucha importancia a la agroindustria y consideramos que es un área que pueden entrar a este régimen (zonas francas) para potenciar al máximo ese sector. Igual en logística y servicios. Se pueden poner centros de distribución aquí. Por la posición geográfica que tiene Nicaragua, se puede venir a armar paquetes de productos que se puedan enviar a otros mercados”, finalizó Baltodano.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus