•   Antalya, Turquía  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los líderes más poderosos del mundo, reunidos en el G20, tratarán hoy domingo la lucha contra el terrorismo y la crisis de los refugiados, en una cena de trabajo que se realizará en Antalya, ciudad situada en la costa mediterránea al suroeste de Turquía. La cumbre comenzará hoy con una bienvenida oficial y posteriormente una sesión de trabajo sobre crecimiento inclusivo, estrategias para impulsar la economía, inversiones y creación de empleo.

Posteriormente los líderes mundiales, entre los que estarán el presidente de EE.UU., Barack Obama; el de Rusia, Vladimir Putin; el de China, Xi Jinping; y la canciller germana, Angela Merkel, entre muchos otros, discutirán sobre la lucha contra el terrorismo y la crisis de los refugiados durante dos horas.

La cumbre finalizará el lunes y esa jornada estará por entero dedicada a asuntos económicos, como la regulación financiera internacional, la lucha contra la corrupción, así como asuntos de comercio y energía. La reunión acabará con la adopción de un comunicado final y una

rueda de prensa del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anfitrión del encuentro.

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el mexicano Ángel Gurría, ya había avanzado ayer que los atentados iban a afectar la agenda de la reunión, aunque ya se preveía que se fuera a discutir sobre la lucha contra el terrorismo.

Sin música

Los líderes de 20 principales economías industrializadas y emergentes del planeta se reúnen en una franja costera de unos 10 kilómetros de largo y uno de ancho, que abarca 28 hoteles de lujo reservados para las delegaciones.

La decisión de no poner música será el efecto más visible de los atentados de París, dado que las medidas de seguridad, ya enormes, no se han modificado después de tenerse noticia del atentado.

También se notará la ausencia del presidente francés, François Hollande, que ha cancelado su asistencia, aunque Francia estará representada por el ministro de Exteriores, Laurent Fabius, y el de Economía, Michel Sapin.

El anfitrión de la cumbre, el presidente turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan, llamó a Hollande para expresarle sus condolencias y reafirmar la decisión de ambos países de luchar unidos contra el terrorismo.

Si ya la semana pasada Erdogan había querido dedicar una sesión específica al asunto de los refugiados y el problema del terrorismo, la masacre de París obligará con certeza a dedicar mayor espacio a estos asuntos en los debates.

Así lo confirmó el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, quien afirmó que es “natural y lógico” que haya cambios en la agenda tras la oleada de atentados.

Encuentros bilaterales

Aunque la cumbre inicia hoy al mediodía, ya se han producido algunas reuniones bilaterales de algunos líderes mundiales que llegaron desde ayer.

Desde el viernes llegaron la presidenta de Brasil, Dilma Roussef, y el mexicano, Enrique Peña Nieto, entre otros mandatarios.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, llegó procedente de Estambul donde se había reunido el viernes con Erdogan y ayer con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.

Un tono de condena contra el terrorismo se manifestaba en las ‘cumbres paralelas’ de los sindicatos (L20) y de los empresarios (B20) que se celebran desde el viernes en ese lugar.

El presidente del BBVA, Francisco González, que intervino el sábado como uno de los ponentes en la inauguración del B20, expresó su solidaridad con Francia y en especial con París.

“No ha sido solo un atentado contra París y Francia, sino contra todos nosotros”, subrayó el presidente del BBVA a Efe.

Promesas del gigante 

El viceministro chino de Finanzas, Zhu Guangyao, pidió ayer que los países del G20 ofrezcan al mundo un mensaje de unidad y liderazgo económico en la cumbre que se celebra hoy y el lunes.

El representante chino aseguró en una rueda de prensa que China seguirá haciendo su contribución “al crecimiento de la economía mundial” y defendió la necesidad de un crecimiento “estable” que sea positivo, tanto para las economías del G20 como para todo el mundo.

Sobre la desaceleración económica en el país, Zhu reconoció algunos riesgos, pero se mostró seguro de que China podrá llegar a su objetivo de crecimiento para este año, fijado en el 7%, y que se situará alrededor del 6.5 por ciento anual hasta 2020.

El representante chino recordó el objetivo de doblar el PIB chino en 2020 respecto a las cifras de 2010, y llevar el PIB per cápita hasta los 12,000 dólares.

China ha abogado por un precio de las materias primas equilibrado, que beneficie tanto a los países importadores como a los exportadores.

Algunas naciones emergentes pasan por problemas económicos por el descenso de los precios de las materiaS primas, un efecto de la desaceleración de China.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus