•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Grupo LALA anunció ayer que invertirá US$1.7 millones anuales durante tres años, como parte de sus acciones para apoyar el desarrollo de la ganadería bovina de leche en Nicaragua.

La cifra de esa inversión la dio a conocer ayer Miguel Ángel García, gerente de Relaciones Internacionales de LALA, quien especificó que en tres años la empresa destinará US$5.1 millones, en ese programa que empezarán en un par de meses.

Una de las metas de LALA es elevar la productividad actual de la ganadería de leche en un 50%, al menos con los productores que están vinculados con la empresa, según su gerente de Relaciones Internacionales.

De acuerdo con cifras oficiales, el promedio de producción de leche de Nicaragua oscila entre 3.5 a 4.5 litros por vaca diariamente, en dependencia de las estaciones del año.

La estrategia de LALA se resume en cuatro puntos: “el establecimiento de contratos de compra-venta seguros con los productores; un mejor control de calidad, para asegurar que mejoren su leche; brindarles asesoría técnica especializada a los ganaderos y financiamiento”.

LALA, que inauguró una planta de procesamiento industrial de leche en mayo último, en San Benito, con un costo aproximado de US$50 millones, acopia actualmente la leche que producen 1,800 ganaderos del país.

“Nuestro interés es trabajar con ellos, ir creciendo junto con ellos. Es con ellos que vamos a poner en práctica estas acciones. Cuando tengamos, Dios quiera, la ventaja de tener abiertos los mercados centroamericanos y que el producto nicaragüense se esté consumiendo en todos ellos, y ojalá que tengamos más demanda de productos, entonces estaremos en posibilidad de subir a más productores”, expresó García.

Precisamente entre las metas de la empresa está conquistar el mercado centroamericano con sus productos hechos en Nicaragua.

LALA necesita leche

La planta de LALA en San Benito, dijo García, requiere de más leche y de mejor calidad, la que en estos momentos están acopiando, agregó García.

Esa planta tiene capacidad para procesar 300,000 litros de leche diario, pero en la actualidad solo se está aprovechando un 43% de esa capacidad instalada, es decir, aproximadamente 120,000 litros.

Contradictoriamente, los ganaderos también demandan que la industria les compre más leche.

Se estima que solo aproximadamente el 30% de la leche que se produce es procesada industrialmente, mientras tanto el restante 70% se destina a la fabricación de queso artesanal.

La empresa es consciente de que no llegará a ningún lado sin el apoyo de los productores, pero insistió ayer en que se deben mejorar los índices de productividad de la leche y la calidad.

“Queremos crecer junto con los productores. LALA, sin la proveeduría eficiente, sin sus socios proveedores, no tiene sentido. LALA se instaló para ir con toda la cadena productiva de Nicaragua”, expresó García.

LALA asegura que desde que inició operaciones en el país ha incrementado el acopio de leche en un 25%.

LALA ha recibido muchas críticas de parte de la industria local de la leche y uno de los señalamientos es que, luego de comprar la empresa de origen nicaragüense Eskimo, se montó sobre la misma ruta de acopio que existía.

Pero ayer García respondió a eso diciendo que la libre competencia en Nicaragua se los permite.

“Además, es de eficiencia elemental que las empresas que van a un mercado ocupen las rutas donde están concentrados los consumidores”, dijo.

Por el momento, LALA no tiene pensado abrir más rutas de acopio de las que tiene en la actualidad.

Una vez que conquisten el mercado centroamericano, como pretenden, si es necesario abrir nuevas rutas e incorporar nuevos productos lo hará, sentenció.

LALA ya genera 1,025 empleos directos en el país, divididos en 913 trabajadores en la planta de Eskimo de Managua y 112 en la planta de San Benito. 

LALA aclara tema de la mezcla láctea

Sobre los señalamientos de algunos productores del país, de que varias empresas están vendiendo mezcla láctea en Nicaragua como si fuera leche, Miguel Ángel García, gerente de Relaciones Internacionales de LALA, aclaró que “la mezcla láctea es una definición y queda claro en el empaque (de los productos)” que esa empresa vende.

Dijo que por un asunto de competitividad, las empresas abren un abanico de productos al mercado, como quesos, yogurt, alimentos lácteos fermentados, cremas.

“Y la industria inventa otros productos para satisfacer la demanda de los consumidores”, dijo García y explicó que de esa forma nació ese producto conocido como “mezclas lácteas”. 

También afirmó que la legislación de Nicaragua no les prohíbe vender ese producto en el país

  • 50 por ciento más en producción de leche por vaca es lo que pretende impulsar la empresa.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus