•   Alemania  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Banco Central Europeo (BCE) realizará en diciembre “un análisis técnico de sus actuales estímulos de política monetaria” y revisará todas las opciones posibles en caso de considerar necesario una relajación mayor.

En las actas publicadas ayer de su última reunión, celebrada en Malta hace cuatro semanas, el BCE indicó que prevé que va a tardar más tiempo en lograr su objetivo de inflación por debajo pero cerca del 2%.

El consejo de gobierno también consideró que era necesario destacar en la comunicación (en la rueda de prensa) “la determinación y disposición a actuar tan pronto como lo justificaran la nueva información y la nueva valoración”. Teniendo disponibles las nuevas proyecciones  macroeconómicas de diciembre, algo que hizo el presidente del BCE, Mario Draghi, tras la reunión.

Los precios de la energía más bajos y los recientes movimientos del tipo de cambio sugieren una revisión a la baja de las perspectivas de inflación, según las actas.

En la reunión del pasado 22 de octubre, el consejo de gobierno se mostró preocupado por esa revisión a la baja de las perspectivas de inflación, especialmente si está relacionada con un retraso del cambio de tendencia de la inflación subyacente, que no tiene en consideración los elementos más volátiles, como el precio de la energía y los alimentos, y que también está muy baja.

“Esto implicaría una extensión mayor del periodo prolongado de baja inflación y un retraso mayor de la vuelta de la inflación a niveles en línea con el objetivo de inflación a medio plazo”, de acuerdo con el BCE.

La tasa de inflación de la zona del euro se contrajo en septiembre un 0.1%, desde el 0.1% positivo de agosto, por una caída mayor del precio de la energía, mientras la inflación subyacente se mantuvo en el 0.9%.

“No se ha visto todavía evidencia de un aumento sostenido de la inflación subyacente”, añadió el BCE en las actas de su última reunión.

El BCE apostilló que en la reunión de octubre “se hicieron una serie observaciones preliminares sobre las opciones posibles para proporcionar una relajación monetaria mayor”.

El consejo de gobierno dijo que era necesario analizar más el ajuste del tamaño de su programa de compra de deuda y los activos aptos para las compras, así como examinar otras opciones.

También se mostraron opiniones sobre la posibilidad de bajar más las tasas de interés rectoras, en concreto el tipo de interés a los depósitos de los bancos.

El consejo de gobierno recordó la experiencia que han hecho otros bancos centrales, donde las tasas de interés negativas parecieron no resultar en dificultades importantes, si bien “argumentó también que un recorte de los tipos de interés se lanzaría a entrar en territorio desconocido y a tener repercusiones en el funcionamiento de los mercados y el comportamiento de los bancos, y los clientes”.

El BCE analizará en diciembre el impacto que podría tener una bajada mayor de la tasa de interés de depósito, que está en el -0.20%, en los mercados de dinero, los márgenes de los bancos y la capacidad de préstamo.

“Al mismo tiempo, se vio necesidad de comunicar que en diciembre se haría una nueva valoración completa de la situación y un amplio análisis de las opciones políticas”, según el informe de la reunión de finales de octubre.

Los mercados prevén que el consejo de gobierno del BCE decidirá en la reunión de comienzos de diciembre aplicar más estímulos monetarios, como la compra de cantidades mayores de deuda soberana.

Estas expectativas han contribuido a depreciar el euro hasta unos 1.06 dólares, lo que intensifica la ralentización de la subida de los precios.

Los analistas de la aseguradora Allianz descartan que las medidas del BCE vayan a tener grandes efectos en la rentabilidad de la deuda alemana a diez años, que podría caer  temporalmente a cerca del 0% y en el tipo de cambio del euro, podría bajar por debajo de la paridad. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus