•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los patios de los talleres de casi 13,000 artesanas de Monimbó están repletos de materia prima para hacer frente a los pedidos de sus clientes, quienes buscan productos alusivos a la novena, la Purísima y Navidad en un sector que mueve más de 4 millones de dólares.

Aura Estela Picado, representante de ProMujer Nicaragua, confirmó que buena parte de ese dinero está en manos de artesanas que hoy se preparan frente a las festividades de la Purísima y Navidad.

Blanca Moreno nació en el seno de una familia de artesanos y su fuerte es la producción de maracas. Desde hace 8 años, emprendió por sí sola su negocio gracias a un pequeño crédito de 4,000 córdobas.

Moreno, junto a su esposo y sus hijas, trabaja durante varias horas para tener listo los pedidos que saldrán hacia los mercados locales, y están a la espera de sus clientes directos que venden las maracas monimboseñas en Panamá, Costa Rica, y El Salvador.

La artesana Sonia Cano, de la comunidad Pacayita, sale de su casa hacia el mercado de Masaya a las 4:00 de la mañana. Como buena comerciante ha expandido su negocio, no solamente vende los productos de palma que su esposo fabrica, sino que compra buena cantidad de productos desde flores, pitos, maracas, canastas, entre otros, que artesanos  de varias zonas de Masaya venden.

“Desde hace 5 años a mí me ha ido mejor, me he expandido en el negocio. El préstamo me ha beneficiado mucho, hoy puedo comprar y almacenar productos para colocarlos en los mercados Roberto Huembes, el Oriental y el Israel Lewites”, dijo Cano.

Gracias a las ganancias del negocio y otros créditos paralelos, artesanas como Yorleni López hoy tienen su vivienda. Esta mujer sigue el oficio de su padre, pasó de producir 1,600 canastitas semanales a tejer con sus manos 1,600 canastas diarias. 

“El principal problema no es el financiamiento,  sino conseguir mano de obra local”, mencionó la artesana de palma.

También Thelma Nicaragua ha sido beneficiada con préstamos comunales y trabaja con su esposo y sus dos hijos; diario elaboran canastas fruteras para regalos de Navidad y centros de mesa.

“Al día elaboramos 5 docenas diarias, primero empiezo a armar y a las cinco ya tengo todo listo”, afirmó Nicaragua

Asimismo, Juana Onelia Gámez elabora maracas para la Purísima y recuerdos de bodas.

“En el día elaboro seis docenas diarias. Las grandes a colores cuestan C$50 cada una, la pareja C$80 y las pequeñas C$60. Estas son vendidas en los mercados de Managua, el aeropuerto o si no hay pedidos las vendo en San Juan de Oriente”, reveló Gámez.

La artesana agregó que en los mercados hay un problema: no valoran el trabajo del artesano y mal pagan los productos.

Mientras Iveth Carolina Ñurinda, que elabora cartuchos de maní, crocantes, comentó que esta es la mejor temporada para ellos, pero en el resto del año no deja de vender.

“Ahorita tenemos el problema con el maní, está escaso y sospechamos de que lo tienen embodegado para venderlo más caro. Lo que hacemos es adelantar con el cartucho. La producción a la semana hacen 5 quintales, pero en esos días aumenta a 20 quintales”, expresó Ñurinda.

  • 80 córdobas cuesta el par de maracas.
  • 150 córdobas cuesta la docena de canastas para Purísima.
  • 1,200 córdobas cuesta el quintal de maní.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus