•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luis Emilio González, presidente de CardMarte, habla de los beneficios de la transferencia de remesas a través de la tarjeta UniBancard MasterCad, en Estados Unidos, y la tarjeta Prepago Remesa Banpro en Nicaragua.

Con ese servicio, según González, se eliminará la intermediación al momento de enviar y recibir remesas al país, lo que beneficiará a muchos nicaragüenses que viven en Estados Unidos y sus familiares en Nicaragua.

¿Cuál es la idea de introducir un nuevo producto dirigido al público que envía remesas en Nicaragua?

La tarjeta prepagada UniBancard MasterCad fue una idea de hace más de 10 años, para poder vincular una tarjeta de débitos prepago de Estados Unidos con una tarjeta de un emisor en Latinoamérica.

Han pasado muchos años desde ese entonces y el producto ha evolucionado en muchos aspectos. Desde el aspecto regulatorio, el de la seguridad y el tecnológico.

La razón principal de este producto es poder vincular a dos personas nicaragüenses, una en los Estados Unidos y otra en Nicaragua. Es un canal que les permite hacer transferencias de dinero sin intermediarios, sin tener que estar en un lugar determinado, sin horarios y obviamente cumpliendo con todos los lineamientos de seguridad que exigen todas las autoridades regulatorias.

La idea es poder facilitar esa transferencia y poder vincular esas dos industrias: la de tarjeta de débitos prepago en Estados Unidos y la tarjeta de remesas.

Aquí logramos unir esas dos plataformas, cambiar un poco el paradigma, y salir de la intermediación que por años han tenido las remesas, y poder facilitar de una manera económica y segura el envío de remesas a un costo muy bajo.

¿Cuál es la meta con este negocio en Nicaragua? ¿A cuántas personas receptoras de remesas pretenden beneficiar?

Obviamente, este es un producto innovador que va a tener una curva de crecimiento, tanto para el que envía, como para el que recibe.

La idea de nosotros es poder participar de una manera importante, como un producto adicional en el tema de las remesas. Según las estadísticas, en el 2014 llegaron más de US$1,000 millones en remesas a Nicaragua, de las cuales el BANPRO paga un 20%. Nuestra idea es poder participar para que se incremente a un 30% o 35%. 

La idea es que sea un mecanismo alterno, un mecanismo novedoso, que permita ese acercamiento entre inmigrantes y sus parientes en Nicaragua.

¿Cuándo se comenzará a usar en Nicaragua y cómo pueden acceder a la tarjeta los inmigrantes nicaragüenses?

La tarjeta UniBancard está lista para ser adquirida a través de nuestro sitio web. Cualquier nicaragüense puede entrar desde cualquier parte de los Estados Unidos a adquirirla. Es muy fácil.

Una vez la activen, entran al sitio y la vinculan con su pariente. Ese dato llega aquí en Nicaragua al banco (BANPRO). El banco inmediatamente elabora la tarjeta, llama al cliente, hace el proceso de entrega, la activa e inmediatamente queda lista para recibir remesas.

El nicaragüense que está en Estados Unidos tiene acceso formalmente a 100,000 puntos por todo el país para depositar su dinero. Eso es muy importante decirlo, porque lo que queremos es un producto que sea fácil, innovador, instantáneo y a bajo costo. 

Al final del día, nadie puede competir con el costo y eficiencia de la tecnología y eso es lo que estamos haciendo: usar tecnología para quitar a los intermediarios.

Usted dijo al momento de la presentación de esta tarjeta que es la primera vez que sale un producto como este al mercado ¿Eso es así?

Es correcto. No existe otra tarjeta en Estados Unidos que permita hacer una transferencia de dinero de manera instantánea a sus parientes en Nicaragua.

Es la primera tarjeta que tiene esta característica y, por supuesto, hay otras formas de hacer una transferencia de cuenta a cuenta, pero siempre esos otros medios están usando un mecanismo de intermediación. En el caso de nosotros, es persona a persona, de tarjeta a tarjeta, usando nuestra plataforma.

También la están aplicando en México, ¿Luego la van a llevar a otros países?

Nosotros estamos también en este momento saliendo con México y nuestra meta es que el próximo año tengamos una red de por lo menos siete u ocho países vinculados a este negocio.

Este producto, como te decía antes, lleva diez años de maduración. Hemos hecho otros intentos antes con El Salvador, sin embargo, por algunos temas regulatorios, ya que no existían en los Estados Unidos una claridad sobre los lineamientos de transferencias de remesas a través de tarjetas hubo un rezago.

Pero gracias a Dios, todos los organismos de control de los Estados Unidos han impuesto reglas claras para el negocio tanto de débitos prepago, como de remesas, y nosotros hemos podido, gracias a la experiencia que tenemos y a nuestra tecnología, poder adaptarnos a esas nuevas reglas.

Con eso dicho, quiero decir que la experiencia que tuvimos hace seis o siete años en El Salvador nos sirvió de base para poder hacer esas implementaciones el día de hoy con este producto que estamos lanzando.

¿En qué consisten las nuevas regulaciones en Estados Unidos sobre este tema?

En Estados Unidos existen aproximadamente, según los datos públicos, 68 millones de personas que no tienen cuenta bancaria. Esos pueden ser americanos o inmigrantes. De ellos, nosotros estimamos que existen de 40 millones a 50 millones de inmigrantes latinoamericanos.

En cuanto a la regulación, hace muchos años comenzaron a salir productos de débitos que traían la confusión de que eran productos de créditos. Había una mezcla del uso del producto. Hubo muchas noticias tristes acerca del mal uso que se le estaba dando a esas tarjetas y se comenzó a utilizar en algunos casos para hacer lavados de activos, en otros casos financiación de terrorismo. El caso es que le dieron una mala imagen a ese producto. 

A partir de la regulación de todos los servicios financieros en Estados Unidos, la tarjeta de débitos entró en la regulación. 

Los reguladores pusieron muchas normas acerca del uso y del cobro que se le daban a esas tarjetas. Entonces, no había una claridad cierta de lo que era un prepago en Estados Unidos, mientras que hoy la regulación la clasifica como una cuenta de débito que está asegurada por el gobierno de los Estados Unidos, que tiene los límites de seguros, y que se tiene que comportar como una cuenta de débito, como cualquier otro banco de los Estados Unidos.

Gracias a eso, nosotros hemos podido implementar en nuestros sistemas todos estos lineamientos.

¿Qué efectos han tenido esos cambios en los mismos Estados Unidos?

Ha puesto un orden. Si vemos los números, las transacciones de prepago en los Estados Unidos desde el año 2012 y el 2013 han pasado a más de 3,000 millones de transacciones. Si vemos los números de 2003 estaban en medio millón de transacciones.

¿Quién es?

Luis Emilio González
Presidente de CardMarte

De origen colombiano, Luis Emilio González, presidente de CardMarte, comenta que emigró a los Estados Unidos a cumplir sus sueños.

Estudió Administración de Empresas y cuenta con una maestría en Negocios Internacionales. 

Comenzó a trabajar para el Grupo Promerica en ese país. 

Ha trabajado para varias entidades, desempeñando distintas funciones en el sistema financiero, desde banca internacional, tarjetas de créditos regionales y actualmente, desde CardMarte, trabaja en el producto de tarjeta de débito prepago UniBancard en Estados Unidos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus