Melvin Escobar
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una de las razones de ser de cualquier órgano administrativo que aplica una Ley de Protección al Consumidor es precisamente la labor preventiva de este. Lamentablemente en Nicaragua, estas  instituciones  cuentan con muy poco personal para desarrollar correctamente todas las facultades que le otorga determinado instrumento jurídico.

Probablemente el consumidor nacional esté siendo engañado en muchas áreas, por distintos empresarios y distintos productos, y nadie se da cuenta en vista de que la labor preventiva u oficiosa de los  órganos competentes en muchos casos es inexistente.

Experiencia internacional

Por ejemplo, en Colombia, la Superintendencia de Industria y Comercio multó a una empresa en el 2014. Se tomó una muestra de 125 unidades de determinado producto que decía contener ciertos gramos y al final, después de las pruebas se llegó a la conclusión que  el proveedor le entregaba al consumidor entre el 2% y 9%  menos de producto.

Ese tipo de prácticas encaminadas a proteger al consumidor sin que exista una denuncia son las que cuidan a este de numerosos engaños y por ende su bolsillo, no obstante, en ocasiones es fácil advertir la falsedad de la información y el consumidor debería proceder a denunciar.

Productos milagrosos

Unos de los grandes males de nuestro tiempo es la obesidad, y el problema no ha pasado desapercibido para el empresario, quien en muchas ocasiones trata de sacar ventaja de cualquier manera. A diario se comercializan y se ofrecen productos reductores de talla sin alguna comprobación científica, simplemente dicen tener ciertas bondades. En Colombia se le aplicó una sanción a una empresa que desarrollaba esas prácticas, solo por el simple hecho de no poder comprobar sus afirmaciones.

Publicidad e información engañosa en Nicaragua

De eso se trata la información engañosa, de afirmaciones sin sustento que no pueden ser comprobadas de forma objetiva.
Según la Ley 842, Ley de Protección de los Derechos de las Personas Consumidoras y Usuarias, el engaño puede versar sobre ciertos aspectos de productos tales como: a) Naturaleza; b) Contenido; c) Peso Neto; d) Fecha de elaboración o vida útil del bien.

No se puede señalar a una institución específica para depositarle la carga de desarrollar la labor preventiva, recuerde que en Nicaragua hay varios órganos que aplican la Ley 842 y normativas específicas. Por ejemplo, en materia de casas es el Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (Invur), en materia de electrodomésticos es el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, a través de la Dirección de Protección al Consumidor.

La publicidad e información engañosa e inexacta es algo con lo que prácticamente hemos aprendido a convivir, difícilmente se observe un caso en que el consumidor tome iniciativas para denunciar o reclamar, de igual forma, las autoridades, en su facultad de aplicar una Ley de Orden Público e Interés social no se portan agresivas, por el contrario se espera la reacción del consumidor.

De todas formas, es importante mencionar que la multa mínima por difundir información falsa es de alrededor de veinte mil dólares para el infractor de la Ley.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus