•   Yalagüina, Madriz  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En trece meses, José Tomás Cruz López, pequeño horticultor de la comunidad de San Antonio de Padua, del municipio de Yalagüina, revolucionó todo su conocimiento de agricultor, redoblando sus ingresos con lo cual ha mejorado la calidad de vida de su familia.

Pasó de cosechar 250 a 400 cajas de tomate en un cuarto de manzana. También en un área del mismo tamaño, extrae 30 quintales de maíz, algo que para él era impensable, y lo hace en condiciones climáticas adversas y con cero agroquímicos. Su pequeña propiedad llamada Finca El Aguacate se ha transformado en una fuente de conocimientos para el resto de agricultores de la zona del Corredor Seco.

Estos logros se los expuso el campesino a la embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Laura F. Dogu, en su visita del viernes pasado y durante un recorrido por la parcela en donde también cultiva tomates y maíz. La diplomática se mostró impresionada por el avance del productor.

BUENAS GANANCIAS

José Tomás Cruz López es uno de los 2,800 productores de Nueva Segovia y Madriz, beneficiarios del Programa de Gestión Rural Empresarial, Sanidad y Ambiente (Progresa) que Catholic Relief Services  (CRS) ejecuta en sociedad con Fider, Asdenic, Inprhu-Somoto y Caritas de Estelí, y con fondos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda).

Nicaragua ha hecho progresos, pero obviamente hay más que hacer, y el Gobierno de Estados Unidos está tratando de apoyar, comentó la embajadora Laura F. Dogu.

Cruz López detalló que con la primera cosecha de tomate de 400 cajas logró ingresos por C$80,000 córdobas, mientras sus gastos de producción fueron de C$ 30,000, quedándole una ganancia neta de C$50,000. Una de las ventajas que tiene este productor es que cuenta con un pozo artesiano que le provee agua permanente y le facilita el riego por goteo.

También conoce el alfabeto de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) porque su finca está certificada por Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (Ipsa). Esto significa que observa normas ambientales, higiene e inocuidad durante el proceso de producción hasta el empacado de los productos que tienen mercado asegurado.

PRODUCTOS ORGÁNICOS

Ahora no practica quemas en sus parcelas, no labra el suelo ni usa venenos para el control de plagas y enfermedades. “Antes me gustaba que quedara limpito, ahora me gusta que esté sucio”, señaló, aludiendo a los rastrojos y a la maleza que los valora de benéficos para mejorar el suelo. También combina en los cultivos los frijoles de canavalia y de terciopelo para abono verde.

PRODUCTORES EQUIPADOS

Respecto al combate de plagas, lo ejemplificó con el control que realiza para evitar, en el maíz, el gusano cogollero. “Aquí uso el azúcar puro, fumigado. Viene la hormiga por el dulce en las hojas, persigue al gusanito y se lo come. Para mí, aquí el veneno es prohibido”, indicó. Añade que al inicio otros vecinos le llamaban “loco” por sembrar sin agroquímicos.

Una nota de prensa, entregada por CRS, indica que la inversión realizada hasta la fecha en los departamentos de Nueva Segovia y Madriz es de U$2,373, 191 que incrementó y fomentó la producción en cadenas de valor, en rubros de hortalizas y frutas, frijol, y ganado de doble propósito.

Progresa ha entregado picadoras de pastos, sistemas de riego por goteo, semillas certificadas, construcción de centros de acopio de granos y lácteos; invernaderos para la producción de plántulas, infraestructura para el ensilado de pastos, certificación de fincas con Buenas Prácticas Agrícolas, hatos libres de brucelosis y tuberculosis, reservorios de agua, cercas eléctricas, pozos, entre otros elementos.

También capacitación “aprender haciendo” a través de escuelas de campo, en lo que incluye manejo de fincas, planes de producción en función de mercados, así como contabilidad de costos para conocer el balance económico de las actividades productivas.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus