•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los buenos rendimientos agrícolas de Nicaragua, tanto en productos de exportación como en los de consumo interno, se observan más en sectores que tienen una buena relación con la industria, a diferencia de los que están aislados del encadenamiento productivo.

“La caña de azúcar ha venido creciendo de una manera increíble, porque está en manos de un sector de pequeños, medianos y grandes productores, que han hecho una alianza con la agroindustria para ser más productivos”, explica Michael Healy, cultivador de caña en el departamento de Rivas y presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

Francisco Vargas, secretario ejecutivo de la Asociación de Productores de Sorgo (Anprosor), afirma que el sorgo industrial hoy tiene rendimientos de entre 40 y 42 quintales por manzana debido a mejoras que se han hecho en semillas, técnicas del cultivo y manejo de suelo.

Cifras del Banco Central de Nicaragua indican que el rendimiento agrícola del sorgo en el 2014 fue de 33.9 quintales por manzana, pero Vargas explica que las estadísticas oficiales agrupan a todos los tipos de sorgo que se cultivan en el país, y que el sorgo para la industria tiene mejor productividad.

Según Vargas, la relación entre los productores y la industria avícola ha sido un factor importante para mejorar los rendimientos agrícolas del sorgo industrial, recordando que hace unos años los rendimientos de ese cultivo apenas ascendían a 25 quintales por manzana.

“Lo que pasa es que el tener un comprador seguro les da confianza a los productores para invertir en sus cultivos”, dice Vargas.

Para Healy, en el caso de la caña de azúcar, la relación entre los productores y la industria también ha permitido buenas prácticas agrícolas, “ha producido un incremento de áreas de riego y mayor uso de análisis de suelos, entre otros”.

“Estamos hablando de que hace 50 o 60 años la producción de caña de azúcar andaba por 30 o 35 toneladas por manzana, mientras que hoy anda en un promedio nacional de 75 toneladas por manzana”, subraya el cañero rivense y presidente de Upanic.

El salto del arroz

En el cultivo de arroz, uno de los principales granos básicos del país, el rendimiento agrícola comenzó a crecer a partir de la puesta en práctica del Programa de Apoyo al Productor Arrocero (PAPA) en el año 2001, relata Wilfredo Bejarano, secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de Arroceros (ANAR).

PAPA surgió como una política de fomento a la producción arrocera del país, impulsado por ANAR, la Asociación Nicaragüense de Procesadores de Arroz (Proarroz) y el apoyo del Estado.

Bejarano señala que en el 2014 el rendimiento promedio de la producción de arroz de riego en Nicaragua fue de 91 quintales. Se refiere al arroz en granza seca y limpia, es el grano que conserva la cáscara.

“Esto representa un 62% de crecimiento si nos comparamos con lo obtenido en el año 1999. En cuanto al área producida, las cifras nos indican un incremento del 41% en la producción de arroz de riego en este mismo período”, manifiesta Bejarano.

Hoy, los arroceros nicaragüenses producen cerca del 70% de lo que se consume en el país.

El crecimiento de la producción de ese grano, como efecto de la ampliación del área productiva y el incremento de los rendimientos, se considera un éxito dado que hace 15 años Nicaragua tenía que importar el 70% del arroz que consumía.

El maní es otro cultivo de exportación que ha mostrado buen desempeño en los últimos años. Para el ciclo 2003-2004, el Ministerio de Agricultura estimó una producción de 1.2 millones de quintales, con rendimientos en el campo de 51.3 quintales por manzana. Hoy el maní, según Upanic, tiene rendimientos de hasta 70 quintales por manzana.

Pero pese a que Nicaragua ha incrementado la productividad en algunos cultivos, en otros hay estancamiento, como en el café, el frijol y el maíz.

Los expertos coinciden en que los rendimientos de algunos cultivos siguen siendo los mismos de hace 50 años. “Aquí más bien tenemos la contradicción de que el consumo subió y también que seguimos teniendo los mismos rubros de exportación”, opina María Auxiliadora Briones, gerente general de la Fundación para el Desarrollo Tecnológico, Agropecuario y Forestal de Nicaragua (Funica).

Healy admite que el pegón está en los cultivos para el consumo interno, como el frijol y el maíz.

“Es inaceptable, en 1953 y 1954 los rendimientos del frijol eran de 12 quintales por manzana y los de maíz eran de 17 quintales, y hoy, 63 años después, tenemos los mismos rendimientos”, afirma el presidente de Upanic.

Por su parte, Briones destaca el atraso que tiene el café, que en la actualidad se ubica como el segundo rubro más importante de exportación en el país. “Vemos que otros países de la región están produciendo en promedio 23 quintales por manzana cuando menos, mientras que nosotros seguimos produciendo siete quintales y con suerte llegamos a 12 quintales por manzana”.

“Yo creo que esfuerzos como el del arroz, un rubro muy sensible para los nicaragüenses, se pueden poner en práctica en otros rubros sensibles para el consumo nacional y de generación interna de divisas”, considera Briones.

El presidente de Upanic también cree que la experiencia de la caña de azúcar se puede trasladar a otros cultivos, y destaca cómo la relación “productores-industria” está dando buenos resultados en el cultivo del sorgo industrial.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus