•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lucy Valenti ha sido testigo del crecimiento del turismo en Nicaragua desde hace aproximadamente 25 años.

En esta entrevista se muestra convencida de que el turismo seguirá creciendo y apela a seguir trabajando en una mayor diversificación de productos y servicios turísticos, así como en el desarrollo de la infraestructura hotelera.

“Por ejemplo, tenemos una costa del Pacífico de más de 300 kilómetros, donde podrían llegar grandes cadenas internacionales de hoteles a asentarse”, refirió.

¿Cómo se ha comportado el turismo en el 2015?

Cuando Nicaragua optó por empezar a impulsar el turismo como un sector importante de la economía, después del inicio de la década del noventa, solo creíamos en el potencial que había los que estábamos trabajando. Fueron años muy difíciles, con escasísimo presupuesto para desarrollar las actividades.

Sin embargo, con los años el turismo ha demostrado ser una industria muy dinámica. Ha venido creciendo año tras año y en ninguno de estos años hemos retrocedido. En los años críticos, de problemas en el escenario mundial, el turismo de Nicaragua no ha crecido, pero tampoco decrecido.

El turismo ha mostrado un dinamismo excepcional y una capacidad de recuperación también ante las crisis internacionales, principalmente en Norteamérica o Europa.

Este año no ha sido la excepción. Nosotros esperamos cerrar el año con alrededor de US$450 millones y con la llegada de al menos un millón 400,000 turistas, con base en las proyecciones.

El turismo impacta de manera importante en la economía de Nicaragua, ya que representa aproximadamente un 5% del Producto Interno Bruto.

¿Cómo empresaria y conocedora del turismo usted cree que se van a cumplir esas proyecciones?

Yo creo que se van a cumplir y ojalá se puedan pasar un poquito más. Prefiero ser conservadora y esperar que se cumplan esas proyecciones.

¿Qué se ha hecho específicamente este año en pro del turismo?

Se han anunciado inversiones importantes. Por ejemplo, en Managua está el hotel Hyatt, que está por abrir sus operaciones. Es una marca importante a nivel internacional que va a venir a dar mayor capacidad a Nicaragua. Ellos también han anunciado que van a construir un segundo hotel y un centro de convenciones para 2,000 personas. 

Eso nos abre las posibilidades para impulsar seriamente en Nicaragua en el segmento de congresos y convenciones.

También se anunció este año que una cadena internacional, muy reconocida en el mundo, que el año pasado uno de sus hoteles fue catalogado como el mejor hotel del mundo, y que trabaja mucho los hoteles boutique y un segmento alto de poder adquisitivo, conocidos como sexto sentido en español, se asoció con los dueños del hotel Aqua Spa Resort, en Tola (Rivas). A partir de ese anuncio, ese hotel se convirtió en parte de la cadena Six Senses y van a desarrollar una serie de inversiones, no solamente en ese hotel, sino también han anunciado que van a desarrollar una serie de hoteles en Nicaragua, de tal manera que se convierta en un circuito para ese segmento de mercado.

Se inauguró el aeropuerto de Costa Esmeralda, que si bien es cierto es de inversión privada perteneciente a la familia de don Carlos Pellas, es un proyecto en el cual el Gobierno también participó. Yo he manifestado que ese proyecto va a marcar un antes y un después en el desarrollo turístico de esa zona y de Nicaragua, porque permitirá impulsar nuevas inversiones importantes en esa zona del país. Va a permitir que se convierta en un polo de desarrollo, tal como lo fue el aeropuerto de Punta Cana, en República Dominicana; el aeropuerto de Liberia, en Costa Rica o el aeropuerto de Cancún en México.

Digamos que esas son noticias nuevas para el sector, independientemente que a lo largo del país se han venido impulsando pequeños nuevos proyectos, que están mejorando la capacidad del país. Necesitamos dar saltos más largos en materia de turismo, para irnos colocando a la par del resto de países de Centroamérica. En cuanto a capacidad hotelera seguimos siendo la cenicienta de la región. 

Este año también se ha trabajado mucho en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino. ¿Cuál es el siguiente paso?

Definitivamente ese es otro de los trabajos importantes: mejorar la facilitación en el aeropuerto internacional.

Ha sido un esfuerzo de Canatur y del Cosep que apoyó decididamente, y lideró de alguna manera este esfuerzo con el Gobierno, para que se tomaran medidas que mejoraran la facilitación de los servicios en el aeropuerto.

Esto nos lleva --aunque ya se ha anunciado, pero no se ha comenzado realmente a trabajar-- a que en el 2016 sigan los puestos fronterizos terrestres. Es un desastre la atención ahí. Hay muchas quejas del turismo nacional, del turismo extranjero. Es la primera cara de entrada al país y la imagen que se lleva un visitante. Ese es el siguiente paso que ya se ha anunciado y esperamos estar trabajando de lleno entre el sector privado con el Gobierno, para mejorar drásticamente la atención en los puestos fronterizos terrestres de Peñas Blancas, El Guasaule, El Espino y los nuevos pasos que están en la zona sur. 

Se han abierto varias conexiones aéreas también en los últimos años. ¿Cómo está Nicaragua en ese sentido?

Otra de nuestras grandes debilidades, además de mayor infraestructura hotelera de alojamiento y servicios, ha sido puesta en el tapete por años, la conectividad aérea. 

Honduras por lo menos tiene vuelos chárter directos de Europa, pero nosotros no tenemos ni eso. 

Nicaragua es el país de Centroamérica que tiene menor conectividad aérea y esa es una debilidad. 

El aeropuerto de Costa Esmeralda está empezando a mejorar de alguna manera esa debilidad, porque va a permitir ahora que lleguen directamente a ese aeropuerto vuelos desde Costa Rica, pero la idea es que puedan venir también de otros países de la región. 

El anuncio de que Sansa va a volar desde Costa Rica y La Costeña de Managua a Costa Rica es una buena noticia, porque nos va a permitir ofrecer paquetes combinados entre Costa Rica y Nicaragua. Va a facilitar el multidestino.

Nature Air acaba de anunciar vuelos diarios a Managua, ya volaban a Nicaragua, pero ahora harán un vuelo diario. Es una buena noticia, porque también nos permitirá mayor conectividad con Costa Rica, el principal destino turístico de Centroamérica. 

Creo que eso nos va a permitir captar algún porcentaje de ese turismo internacional que está llegando a Costa Rica, además mejorar el flujo turístico de costarricenses y nicaragüenses.

Entendemos que están en gestión otras posibilidades de conexiones aéreas, pero aún no se han concretado. Entendemos que hay interés de otras líneas aéreas que están gestionando con el Gobierno los respectivos permisos. 

Otra buena noticia que se anunció este año fue que el aeropuerto internacional fue elevado a categoría uno, lo que nos coloca en una mejor posición para captar vuelos desde Estados Unidos y otras partes del mundo. 

¿Cómo ve Lucy Valenti el sector turismo nicaragüense en cinco años?

Yo lo veo con mucho optimismo. Yo creo muchísimo en el turismo. 

Creo que es una industria que a pesar de que hoy se le ve con más importancia en el país, tanto por parte del Gobierno como por el sector privado, aún tiene mucho que dar y se necesita más apoyo para convertirlo en una industria generadora de empleos, más divisas y desarrollo local. 

Para eso necesitamos impulsar una estrategia de país conjunta, que permita que el sector privado invierta, pero que el Gobierno ponga las condiciones y facilidades a esas inversiones. 

El Gobierno tiene que ser facilitador de las inversiones. Si en algún momento un proyecto que se quiere desarrollar no adquiere el permiso porque no reúne las condiciones para aprobarse, el Gobierno tiene que ayudar a ese inversionista a decirle qué tiene que hacer para superar las debilidades y que se pueda desarrollar, en vez de solo decirle que no se puede autorizar. 

El interés del Gobierno de apoyar el turismo nacional también tiene que permear a las instancias intermedias del sector público y que vean realmente que el turismo es una prioridad y su obligación es ayudar y apoyar a esos empresarios a llevar a cabo sus proyectos. Es de interés general que haya más inversión en el país. 

Yo creo que si eso pasa, podríamos estar a bastante corto plazo desarrollando nuevos proyectos y mejorando nuestros servicios turísticos, de tal manera que dejemos de ser esa cenicienta de Centroamérica.  

Si realmente trabajamos juntos, en un plazo de cinco años podríamos estar en otro nivel en Centroamérica.

Hoy día está de moda el término innovación. ¿Qué papel cree que juega en el sector turismo la innovación?

Ese es un tema muy importante, lo que tiene que ver con la innovación y el uso de la tecnología. Si nosotros no nos ponemos al día en eso, nos vamos ir quedando atrás. 

Todo lo que tiene que ver con las tecnologías de la información y redes sociales hoy día juega un papel importante en lo que tiene que ver con la comercialización y la promoción del producto turístico.

La innovación también es fundamental en el tema de producto. Nosotros necesitamos desarrollar esa mente innovadora en los empresarios turísticos, porque hay mucho por hacer en materia de productos turísticos. Lo que te decía, necesitamos diversificar la oferta. Entonces, necesitamos que los empresarios dejen de copiar lo que está haciendo el otro y creen nuevos productos, que nos permita diversificar esa oferta de servicios. 

Por ejemplo, por años se decía ¿cómo es posible que en Costa Rica uno de sus principales productos sea el rafting y en Nicaragua no, teniendo ríos donde se podía poner en práctica? Pues ya nos da mucho gusto decir que desde hace aproximadamente un año hay una turoperadora que se ha especializado en rafting y ya se está ofreciendo.

Hay que ver qué productos no tiene Nicaragua y que se desarrollen para ofertar con creatividad nuevos productos.

Es importantísima la innovación en el turismo. Los detallitos cuentan mucho. Yo siempre digo que mientras en el mundo las máquinas están sustituyendo al ser humano, en el turismo siempre va a jugar un papel fundamental porque es una industria muy humana. 

Apasionada por el turismo

Lucy Valenti
Licenciada en periodismo.
25 años de experiencia en turismo.

Lucy Valenti estudió periodismo y obtuvo una maestría en gestión de turismo sostenible.

Comenzó a trabajar en turismo en la República de Seychelles, en el océano Índico. Cuenta que tuvo la oportunidad de trabajar en el Ministerio de Turismo de ese país y posteriormente de abrir la oficina de Turismo de Seychelles en España.

Hoy día tiene aproximadamente 25 años de trabajar en turismo.

Al regresar a Nicaragua decidió continuar trabajando en ese sector, tanto en el sector público como en el privado. Valenti presidió la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur) durante seis años. Hoy es su vicepresidenta. Asimismo es vicepresidenta de la Asociación Nicaragüense de Inversionistas y Desarrolladores (ANID).

Por varios años también fue decana de la Facultad de Turismo de la Universidad Americana (UAM).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus