•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Antes de la invención de la electricidad, allá por el siglo XVII, los  hogares alemanes utilizaban velas para decorar los árboles de Navidad. Fue hasta principios del siglo XX que los árboles navideños fueron adornados con guirnaldas luminosas, una cultura que se fue expandiendo hasta nuestros días. 

De ese tiempo en adelante, han sido miles de extensiones navideñas que se  han distribuido, a fin de satisfacer todos los gustos. Al inicio se solían utilizar porta lámparas con bombillas de incandescencia, aunque ahora,  para reducir el consumo de electricidad, se ha reemplazado el uso de bombillas incandescentes por luces LED, que van tomando cada vez más relevancia y que permiten ver una reducción de consumo en las facturas.

Como es de esperar en esta época del año es cuando los circuitos eléctricos se sobrecargan, razón por la cual es fundamental que tanto la calidad de los productos, como sus conexiones y aislaciones estén en buenas condiciones. Antes de hacer una compra debe fijarse que los artículos estén certificados y que tanto los cables o enchufes tengan el grosor adecuado, tomando en cuenta que los que son muy delgados tienen más riesgo de cortarse o recalentarse, pudiéndose generar una catástrofe. 

De la misma manera, es necesario revisar las etiquetas, las cuales deben incluir instrucciones de instalación y número de certificación, ya que hay que recordar que la mayoría de productos son importados y es frecuente encontrar las indicaciones en chino o inglés. Otro cuidado sumamente necesario es darle el uso correcto a las guirnaldas, cascadas o figuras que tiene pensado instalar en el jardín,  pues algunos no tienen las características  para estos espacios, ya que no resisten la lluvia o los cambios climáticos. 

En caso que  piense reutilizar los juegos de luces, lo primero que debe hacer es verificar el estado de los cables y las otras piezas, comprobando si hay alambres de cobre expuestos, bases ennegrecidas o derretidas tanto en luces como en el enchufe, bombillos rotos o flojos. Si no va a auxiliarse de un técnico procure no sustituir con luces de mayor voltaje, puesto que estas podrían sobrecalentarse y ocasionar un incendio. 

En el caso del árbol navideño evite colocarlo fuera de los pasillos, escaleras, puertas o saludos, también trate de ubicarlo lejos de materiales inflamables como cortinas o papelerías.  En el caso de los niños, evite adquirir luces cuyas forman tengan  partes filosas, aparte que no sobrecargue con extensiones ni figuritas y por último, apague todo objeto luminoso antes de salir de casa. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus