•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una aguja e hilo son las herramientas básicas de seis personas que se dedican a coser zapatos a mano y que se ubican bajo un árbol de laurel, situado en las inmediaciones de tienda Chacalele, en el mercado Ernesto Fernández.

Según Henry Alexander Córdoba, esta iniciativa se originó por la necesidad de un trabajo digno, que los llevó a ubicarse bajo un árbol de laurel, donde trabajan alrededor de 6 jóvenes, quienes cosen sandalias al por mayor, ya sean nuevas o usadas.

Alianza

Los zapatos son llevados por artesanos, que distribuyen el calzado en los diferentes mercado de la capital.

“Acá se llama Rumbería El Arbolito. Nosotros cosemos los zapatos nuevos cobramos C$15 al por mayor y los zapatos usados cobramos C$20, C$30 hasta C$40, eso va en dependencia del estado del zapato”, mencionó Córdoba.

“En mi caso tengo 5 años de trabajar en este ramo, pero los otros tienen más. Todos aprendimos, porque somos jefes de familia y tenemos que llevar el alimento a nuestros hogares”, indicó el entrevistado. 

La producción de estos jóvenes andan entre 50 a 60 pares al día, cada uno, por lo que se estima que cosen 1,500 a 1,800 pares de zapatos al mes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus