•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El consumo de combustibles en el país registró un importante incremento en el 2015, el cual estuvo impulsado por una baja sostenida de los precios de estos productos, según el Banco Central de Nicaragua.

En el caso del diesel, gasolina, gas licuado y full oil, estos aumentaron en los primeros diez meses de 2015 entre 6.9 y 14.2% a nivel nacional, al tiempo que la factura petrolera se contrajo en un 32.6%, de acuerdo con los datos de la institución.

En este período el consumo de gasolina experimentó un crecimiento del 14.2% interanual al pasar de 1.85 a 2.12 millones de barriles, mientras que el consumo de diesel experimentó un aumento del 10.05%, al pasar de 3.16 millones de barriles en los primeros diez meses del 2014, hasta los 3.48 millones de barriles en el mismo lapso del año pasado.

El consumo del gas licuado también aumentó en un 12.8%, al pasar de 900,600 barriles a 1,016,700 barriles a octubre del año pasado. En tanto, el full oil experimentó un incremento en su consumo al pasar de 2.69 a 2.87 millones de barriles durante el período enero-noviembre 2014-2015.

Con la disminución de los precios internacionales del petróleo el país se había ahorrado hasta noviembre reciente un total de US$355.4 millones.

Datos del Banco Central indican que la factura petrolera de enero a noviembre pasados con respecto al mismo período del año anterior disminuyó 32.6%, al pasar de US$1,090.3 a US$734.9 millones.

Caída de precios  

Para el economista y expresidente del Banco Central de Nicaragua (BCN) Mario Arana, lo que más está influyendo para que los nicaragüenses aumenten su consumo de combustibles es la reducción de los valores de los combustibles y un aumento significativo del parque vehicular.

“Ese crecimiento se debe a que la reducción de precios de los combustibles estimula el aumento de la demanda, otro factor importante es el ahorro en energía y el aumento del parque vehicular”, reveló Arana.

Sin embargo, las estadísticas del Instituto Nicaragüense de Energía (INE) reflejan que en la primera semana de enero del año pasado un litro de gasolina súper costaba C$22.89, mientras que en la última semana de diciembre de ese mismo año, ese litro costó C$23.08.

En el caso de la gasolina regular, sí hubo un pequeño descenso al pasar de C$24.49 --que costó un litro en la primera semana de enero de 2015-- a C$24.14 en la última semana de diciembre. El diesel sí experimentó una reducción en sus precios, hasta del 17.1% el año pasado, ya que en enero un litro costaba C$21.81 y en diciembre C$18.61.

“El mayor consumo de combustibles hay que verlo como un beneficio para el país, porque significa que la gente está consumiendo más para movilizarse más eficiente y cómodamente. Eso dinamiza el consumo interno”, argumentó Arana.

  • Hay que aprovechar los precios bajos de los combus-tibles para invertir en la produc-tividad en todos los sectores.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus