•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hasta el pasado 29 de diciembre los ingenios azucareros habían producido cerca de 2.4 millones de quintales de azúcar, de los 14.7 millones de quintales que esperan producir en toda la zafra 2015-2016.

Mario Amador, gerente general del Comité Nicaragüense de Productores de Azúcar (CNPA), explica cómo se han comportado los rendimientos agrícolas e industriales de la caña de azúcar luego de más de un mes de haber iniciado la zafra.

Ya hace más de un mes que empezó la zafra azucarera. ¿Cuáles son los resultados hasta el momento en relación con los rendimientos agrícolas e industriales?

La zafra inició el 22 de noviembre en el Ingenio Monte Rosa, que fue el primero que empezó. Tenemos el reporte de un mes y una semana de producción.

Hasta este momento los resultados han sido mixtos. El ingenio San Antonio ha tenido buenos rendimientos industriales, pero bajos rendimientos agrícolas. El ingenio Monte Rosa ha tenido buenos rendimientos agrícolas, pero bajos rendimientos industriales. El ingenio Montelimar, que fue el último que arrancó la zafra, está teniendo buenos rendimientos industriales, pero los rendimientos agrícolas están por debajo de los rendimientos del año pasado, sin embargo, más o menos en lo que ellos estimaban que iban a tener.

El ingenio Benjamín Zeledón está teniendo bajos rendimientos industriales, pero altos rendimientos agrícolas.

¿Cuánto azúcar han producido los ingenios hasta el momento?

En resumen, en la industria como un todo, en el reporte hasta el 29 de diciembre tenemos que el ingenio San Antonio había producido más de un millón ciento cincuenta mil quintales de azúcar. Su estimado era de un millón trescientos treinta y tres mil quintales, es decir tiene un déficit de alrededor de 180,000 quintales de azúcar de lo que se había proyectado para este momento.

El ingenio Monte Rosa hasta esa fecha tenía más de 948,000 quintales, de un estimado de un millón trescientos noventa y dos mil; es decir, tiene más de 400,000 quintales menos de su estimado de producción.

El ingenio Benjamín Zeledón había producido hasta ese momento más de 203,000 quintales, de un estimado de 384,000 quintales, o sea lleva 180,000 quintales menos de sus proyecciones.

Y el ingenio Montelimar al momento de este cierre tenía producido más de 90,000 quintales, en comparación con los 173,000 quintales estimados, lo que le da más de 82,000 quintales menos. Sin embargo, este ingenio inició su zafra dos semanas después de la fecha que se habían propuesto, porque tenían un problema de interconexión en su planta para poder generar energía eléctrica.

¿Cómo están los rendimientos agrícolas en comparación con lo estimado por cada ingenio?

Lo más relevante de esto es que los rendimientos agrícolas que tenía previstos el ingenio San Antonio para este momento debían ser de 79 toneladas de caña, pero apenas han tenido un rendimiento de 75 toneladas. Es decir que han cumplido un 94.9% de su estimado de producción.

El ingenio Monte Rosa había estimado una producción agrícola de 67 toneladas por manzana y han sacado 72.49 toneladas, es decir han sobrecumplido su producción agrícola (108% de sus proyecciones).

El ingenio Benjamín Zeledón también ha sobrecumplido su estimado de producción agrícola. Había estimado un rendimiento de 65 toneladas por manzana y tienen 74 toneladas hasta el momento, es decir tiene un sobrecumplimiento de 113.8%.

Y el ingenio Montelimar está más o menos con sus estimaciones. Había estimado 60 toneladas por manzana y llevan 59.88 toneladas.

Ya han dicho en otras ocasiones que los rendimientos agrícolas se verían afectados por la falta de lluvia ¿Qué ha afectado los rendimientos industriales?

Lo más grave de todo ha sido que los rendimientos industriales del ingenio Monte Rosa han estado por debajo, muy por debajo, de su comportamiento normal. Ellos tenían en la semana del 23 al 29 de diciembre un rendimiento de 187.25 libras de azúcar por tonelada de caña; pero el año pasado por esta fecha andaban más o menos por 215 libras de azúcar por tonelada de caña. Es decir está teniendo más de 15 libras menos.

El ingenio San Antonio salió bien, con 225.52 libras (de azúcar por tonelada de caña). El ingenio Benjamín Zeledón está mejor que el año pasado, con una producción de 201.89 libras. Pero ese ingenio normalmente produce altas cantidades de azúcar. Entonces deberían estar entre 220 y 230 libras de azúcar por toneladas de caña.

El ingenio Montelimar está bien, porque está teniendo una producción de 220.76 libras de azúcar, cuando el año pasado con costo llegaron a 200 libras, en promedio durante toda la zafra.

Entonces, como se puede ver, hay una variación en cada ingenio.

Depende de las estrategias de cada ingenio en momentos determinados. Esto de los rendimientos agrícolas y la producción industrial está influenciado por labores que se hacen o riesgos que se toman en los periodos previos al arranque de la zafra.

¿Qué tipos de riesgos se pueden tomar?

Por ejemplo aplicar madurantes o no aplicar. En septiembre o en octubre si se aplica madurante y las lluvias no están al nivel que deberían estar, se pierden las plantas. Lo que se aplica es un herbicida de bajo volumen que hace que la planta se estrese. Ahora, si se aplica el madurante y llueve lo necesario, el rendimiento industrial se vuelve más alto.

Entonces los dos rendimientos (el agrícola y el industrial) son afectados por la falta de lluvias. Una caña normal, a la que no se le aplica nada, acumula azúcar como mecanismo de defensa. Pero si de pronto vuelve a llover, ese azúcar acumulado lo utiliza para crecer.

Entonces comienza a desarrollarse, es decir a elevarse, pero deja de acumular azúcar. Entonces se produce más toneladas de caña, pero con menos azúcar.

¿Esos rendimientos ya son definitivos o marcan alguna tendencia para el resto de la zafra?

Nosotros estamos esperando que a partir de enero, cuando el efecto de las lluvias y todo lo demás pasó la caña ya tenga su comportamiento normal. Ya lo que iba a crecer, creció. Y lo que va a acumular de azúcar, lo está consiguiendo en este momento.

Nosotros dividimos en tres etapas la zafra. Son seis meses de zafra. Noviembre y diciembre es el arranque, donde los comportamientos son erráticos; en enero y febrero podría ser la etapa de mayor apogeo de la producción y ya en marzo y abril comienza a descender.

Entonces, entre enero y parte de marzo debemos estar produciendo más azúcar. Es lo que nos interesa tener, porque los costos de transporte se reducen. No es lo mismo llevar una tonelada de caña que produce 240 libras de azúcar que llevar una tonelada que produce solo 180 libras.

Creemos que eso (conseguir rendimientos altos) es lo que va a pasar y ya lo estamos viendo en los reportes diarios de los ingenios. Si la zafra se proyectara así como va, al final tendríamos un déficit increíble de producción, pero nosotros sabemos que no va a ser así.

¿Entonces el sector azucarero mantiene sus perspectivas de producción de azúcar?

Nosotros creemos que vamos a andar por los 14.7 millones de quintales. Es más de lo que habíamos estimado en el mes de septiembre (2015), pero mucho menos de lo producido en la zafra pasada. Y bastante menos de la capacidad de producción instalada.

En Nicaragua hay 105,000 manzanas con caña de azúcar y si tuvieran un rendimiento de 78 toneladas por manzana en promedio, obtenidas hace dos años, estaríamos hablando de 8.19 millones de toneladas de caña. Con una producción de azúcar estándar de 220 libras por tonelada estaríamos hablando de que la producción sería de 18 millones de quintales de azúcar.

Vamos a sacar 14.7 millones de quintales, entonces tenemos un descenso fuerte con respecto a la capacidad instalada.

Llevamos dos años seguidos de malos inviernos, que nos hacen tener un bajón de producción.

La expectativa es que, ahora que se supone que El Niño desaparece entre abril y mayo, tengamos un invierno neutro y podamos mejorar los niveles de producción.

¿Quién es?

Mario Amador.
Licenciado en Administración Agropecuaria.

Mario Amador se graduó de licenciado en Administración Agropecuaria en la Universidad Centroamericana (UCA).
Cuenta con un máster en Administración de Empresas del Incae y un posgrado de administración de organizaciones empresariales del Incae-ILGO, de Costa Rica.

Actualmente es presidente de Azucareros del Istmo Centroamericano (AICA) y gerente general del Comité Nicaragüense de Productores de Azúcar (CNPA).

Fue presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin) y ha desempeñado otros cargos importantes tanto en instituciones del Gobierno, como de carácter empresarial.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus