•  |
  •  |

Aunque las empresas mineras del país se enfrentan actualmente a los precios más bajos del oro durante los últimos años, confían en poder “transformar los retos en oportunidades”.

Así lo explicó Pablo Venturo, por parte de la minera de origen canadiense B2Gold Nicaragua.

En el 2013, el oro se convirtió en el principal rubro de exportación de Nicaragua. El monto generado por las ventas de los lingotes brillantes fue de US$431.6 millones.

Ese año el metal precioso desbancó a la carne de bovino y el café oro, que por años se habían alternado en el primer lugar de la lista de productos que más generan divisas al país por medio de sus ventas al exterior.

En el 2015, sin embargo, el oro ocupó el tercer lugar de las exportaciones del país, y la carne y el café regresaron al primer y segundo lugar, respectivamente.

La principal razón de la caída del valor de las exportaciones del oro es la reducción del precio internacional, ante lo cual las empresas mineras del país no pueden hacer nada.

En el 2011 fue cuando el oro alcanzó su valor más alto durante los últimos años: US$1,854 por onza troy, de acuerdo con Venturo.

Mientras que en el 2015 el precio promedio de ese ‘commodity’ fue de un poco más de US$1,300.

En diciembre último, sin embargo, bajó hasta US$1,069.9 por onza troy.

Las mineras, lejos de bajar la guardia ante ese panorama, sostienen que deben aprovechar sus fortalezas para ser más productivas con menores costos.

“Debemos estar claros que el precio del oro es una variable internacional sobre la cual no tenemos incidencia”, recordó Pablo Venturo, gerente de B2Gold Nicaragua.

“Lo que nos compete como empresa es tratar de mantener nuestro nivel de productividad con una cultura de costos, seguir nuestro modelo de minería responsable y enfocarnos en aquello que sí podemos hacer para mejorar”, añadió.

Garantizar operaciones

En palabras de Venturo, los planes de la minera canadiense para el 2016 pasan por priorizar las inversiones que les permitirán garantizar sus actuales operaciones. “No invertiremos en nuevas minas, sino en mantener la capacidad productiva de las minas actuales”, subrayó.

Para José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), 2016 será un año de muchos desafíos para el sector minero.

“Se está trabajando con un precio del oro que ha bajado, pero se está buscando como aumentar la inversión y la producción para poder compensar la caída del precio”, dijo Aguerri a finales de diciembre último.

El representante del sector empresarial nicaragüense explicó que si bien el valor del oro ha caído en relación con el pico máximo al que llegó en 2011, aún está por encima del precio que tenía el metal precioso cuando las empresas mineras empezaron sus inversiones en Nicaragua.

Buscan alternativas

Uno de los retos del sector minero del país, según Aguerri, es encontrar una alternativa al distrito minero de El Limón.

De acuerdo con B2Gold, esa mina solo tiene reservas hasta  para 2017 o quizás inicios de 2018.

“El problema que tenemos es que hay 11,000 personas en esa comunidad y viven fundamentalmente de las actividades relacionadas con la mina”, explicó Aguerri, quien insistió en que el reto como sector empresarial es encontrar alguna alternativa a esa mina, para no poner en riesgo la situación de esa población.

“Estamos trabajando con un experimentado equipo de exploración, que tiene presencia en los proyectos de B2Gold en diferentes partes del país, principalmente en los alrededores de las minas existentes. Tendremos que concentrarnos en ver cuál de ellos puede ayudarnos a cumplir este objetivo, que es extender la vida del distrito minero de El Limón”, concluyó el gerente de la minera canadiense.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus