Melvin Escobar
  •  |
  •  |

Con la  intención de proteger a la parte más débil de la relación entre proveedor y consumidor, el legislador, por medio de la Ley 842, Ley de Protección de los Derechos de las Personas Consumidoras y Usuarias, ha introducido mecanismos de protección al consumidor en la fase de celebración del contrato y en los tratos preliminares.
Información previa a la contratación

Cuando se trate de relaciones en las que necesariamente las condiciones sean plasmadas por escrito, la Ley 842 dispone que el proveedor deberá poner a disposición del consumidor las condiciones que regirán la relación y que serán incorporadas al contrato, con la finalidad de que este las lea íntegramente.

Se trata de un mecanismo que pretende informar al consumidor y que este tome conciencia de cuáles serán sus derechos y obligaciones. Por supuesto, es un deber que carga el proveedor distinto al de entregar una copia del contrato una vez que el consumidor ya prestó su consentimiento. En un caso es únicamente información antes del contrato y, en el segundo supuesto, es una copia fiel con el propósito de que el consumidor tenga en sus manos las reglas del juego y de esta manera evitar que el empresario tome decisiones no permitidas o no pactadas.

Obligación de cumplir con las condiciones ofrecidas antes del contrato

En algunos casos, las condiciones que ha transmitido el empresario antes de que el consumidor preste su consentimiento no son las mismas una vez que se logra perfeccionar el contrato. En este sentido, el artículo 26 de la Ley 842 es claro  y obliga al empresario a cumplir con esas condiciones, a esto se le denomina el carácter vinculante de la información precontractual con el contrato, es decir, esa información que ha sido la que verdaderamente ha incentivado al consumidor se convierte prácticamente en una condición más del contrato, aunque al leerlo no se encuentre; no obstante, para ello es indispensable guardar ordenadamente toda información proporcionada por el empresario, con la finalidad de comprobar las afirmaciones.

Documentos que comprueban la relación

No en todos los casos se puede pedir una copia del contrato, pues por costumbre no se hace un contrato escrito en sentido formal,  pero siempre el proveedor carga con la obligación de entregar algún comprobante como recibo, factura, ticket de caja. Por ejemplo, en una tintorería únicamente le entregarán un comprobante  de la pieza que se deja para el respectivo cuido. De la misma manera, en los estacionamientos donde se cobra el servicio de cuidado de vehículos únicamente se le entregará un comprobante.

En fin, siempre es necesario recordar solicitar documentos que comprueben nuestra relación, principalmente tomando en cuenta que para hacer un reclamo es parte fundamental para probar la existencia de la misma con determinado proveedor. Por otra parte, cuando se trata de relaciones duraderas, es obligación que exista un contrato escrito y una copia fiel en las manos del consumidor.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus