•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los productores de cafés especiales de Nicaragua mantienen la esperanza de que el cambio climático y la variabilidad climática aún no hayan hecho mella en la calidad de sus granos.

“En la calidad, como tal (del café) creemos que no vamos a tener ningún efecto negativo. De hecho no se ha presentado ninguna señal de que la calidad se esté bajando, pero sí hemos tenido otros efectos, como una maduración a veces tardía, en otras temprana”, dijo el pasado martes Carlos Bendaña, vicepresidente de la Asociación de Cafés Especiales de Nicaragua (ACEN).

El caficultor presentó ese día el concurso “Los Cafés más Finos de Nicaragua”, con el cual precisamente desean demostrar que Nicaragua continúa manteniendo la calidad de sus cafés especiales.

Bendaña afirmó que, debido a los efectos del clima, actualmente se está dando una maduración masiva del café, que está afectando a los caficultores por la escasez de cortadores, “pero aunque parezca contradictorio eso no afecta la calidad”, sostuvo.

Explicó que cuando los productores buscan café de calidad lo hacen con lotes muy pequeños, los cuales cortan a tiempo, antes de que se vea afectada la calidad. “De forma general, el factor climatológico sí ha afectado en la caficultura”, afirmó el vicepresidente de ACEN.

En Nicaragua, cuyas zonas cafetaleras se ubican principalmente en el norte del país, el café se madura por etapa, de modo que le permite a los caficultores cortar la cosecha de las zonas geográficas más bajas a las más altas, es decir de Matagalpa hacia Jinotega y posteriormente a Nueva Segovia. Eso les permite también a los cortadores del grano moverse hacia las zonas altas, cuando han finalizado los cortes en las zonas bajas. Pero esta vez el rojito se maduró antes de tiempo en muchas zonas cafetaleras de Nueva Segovia, según los caficultores.

En la calidad, como tal (del café), creemos que no vamos a tener ningún efecto negativo. De hecho no se ha presentado". Carlos Bendaña, vicepresidente de Acende.

El cultivo del café depende de varios factores y uno de ellos, de los más importantes e impredecibles, es el clima, por lo tanto toda situación climática adversa tiene efectos no solo en los rendimientos del cultivo, sino también en la calidad, opinó Julio Peralta, presidente de la Asociación de Cafetaleros de las Segovias.

Peralta, sin embargo, minimizó el efecto en la calidad del café.

“Para ser honestos, en la zona de Nueva Segovia hasta el momento no hemos visto un efecto tan negativo. Allá comenzamos (el corte de la cosecha) en la primera semana de enero, cuando lo normal es que hay zonas en las que se comienza en la última semana de enero”, contó Peralta.

Apuestan por la calidad

Por su parte, Aura Lila Sevilla, presidenta de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa (Asocafemat) y de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN), comentó que una estrategia de sobrevivencia es apostar por la calidad antes que por la calidad, ante la caída de los precios internacionales del café. 

Sin embargo, explicó que esos caficultores tienen costos más elevados que los que apuestan por cantidad, debido a que sus cafés requieren más aplicaciones de agroquímicos para combatir la plaga de la roya.

En ese sentido, Sevilla dijo que algunos caficultores han optado por cambiar sus variedades de cafés caturras, que brinda calidad, por otras “variedades alternas que puedan resistir una invasión fuerte de la roya, y que al mismo tiempo de una buena taza”.

Igual que Bendaña, Sevilla manifestó que hay segmentos de caficultores que se dedican al cultivo de cafés de calidad y hay otros, la mayoría, que se dedican a producir cantidad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus