Carmen Pagés*
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Otro año empieza, como cada año esta es la época donde nos proponemos una serie de propósitos: algunos nos planteamos hacer más ejercicio, comer más saludable o perder peso, o incluso buscamos mejorar nuestras condiciones de empleo. Para evitar que estas resoluciones se queden solo en buenos deseos, te ofrecemos algunas recomendaciones basadas en Empleos para crecer, nuestra investigación más reciente acerca del funcionamiento del mercado de trabajo en América Latina y el Caribe, que incluye propuestas para fomentar trayectorias laborales de éxito.

1. Evalúa tu situación de manera realista

¿Cómo se compara lo que ofrece tu trabajo hoy con otros trabajos que requieran tus habilidades y competencias? No compares solo en materia salarial; analiza también aspectos como los beneficios de seguridad social, estabilidad en el empleo y tus posibilidades de desarrollo profesional a medio y largo plazo a partir de oportunidades de formación y de mantenerte al día en tus conocimientos. Esta evaluación te ayudará a determinar si para mejorar tu situación te conviene más mantenerte en el empleo que tienes, o buscar uno diferente. Porque la alternativa no es siempre cambiar de empleo.

2. Si te decides a cambiar, busca empleo a través de los mejores canales

A la hora de buscar un nuevo empleo es clave utilizar canales que amplíen tu abanico de posibilidades. Lamentablemente, más del 70 por ciento de personas en la región busca empleo utilizando solo canales informales, a partir de sus redes de contactos, lo que puede restringir el acceso a las mejores vacantes si uno no cuenta con los contactos correctos. Los medios formales, como los servicios de empleo, los periódicos o los portales de empleo especializados, publicitan las vacantes y nos brindan muchas más posibilidades de encontrar un empleo que si solo recurrimos a nuestra red de contactos, que suele ser bastante más limitada. Es importante también que trabajes en tu CV de manera que muestre no solo dónde has trabajado, sino, muy especialmente, lo que has aprendido y sabes hacer. Recuerda que a los empleadores les llegan muchas hojas de vida. ¿Qué les va a llamar la atención del tuyo? Además de tus títulos académicos, ¿qué te hace especial? ¿Puedes certificar los conocimientos adquiridos en el lugar del trabajo?

3. Busca buenas oportunidades de formación

La literatura muestra que la formación continua es clave para mejorar el salario y conservar el empleo. A la velocidad que cambian las tecnologías, corremos el riesgo de quedarnos rápidamente desactualizados y obsoletos, lo cual reduce nuestras posibilidades de construir una trayectoria de éxito. Es necesario ser activo en este tema porque hoy en día, en promedio, menos de un 15% de los trabajadores de América Latina y el Caribe se forma a lo largo de un año, frente a más de 55% en los países desarrollados. Si tu empleador no te ofrece una oportunidad de formación, ¿puedes costeártela tú? Mira también si tu gobierno municipal, regional o nacional te ofrece oportunidades de capacitación. Antes de invertir en formación sin embargo, haz tu tarea de investigación. ¿Es un curso de calidad? ¿Se trata de una formación reconocida por tu empleador o por futuros empleadores? Lamentablemente en la región existe mucha oferta de formación de baja calidad y completamente desvinculada de las necesidades y requerimientos del mercado.

4. Ejerce tu voto en busca de mejores empleos

Para lograr mejores empleos, no todo depende de nosotros. Lo que hagan nuestros gobiernos es también fundamental a la hora de promover buenas trayectorias laborales. No nos estamos solo refiriendo a que el gobierno genere buenas condiciones para la creación de empleo, sino también al desarrollo de políticas e instrumentos que permitan promover información sobre las oportunidades en el mercado, certificar los conocimientos adquiridos en el trabajo y promover buenas oportunidades de formación continua.

* Jefa de la Unidad de Mercados Laborales y Seguridad Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus