•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Llegar a primer grado implica un nuevo mundo para los niños, sin embargo, Martha Mendoza nunca imaginó que sería tan complicado para su pequeño Engel, quien no lograba asimilar los conocimientos y a las quejas llenaban a diario el cuaderno de comunicaciones.

“Me sentía desesperada porque el niño, si bien prácticamente leía, tenía muchos problemas para transcribir, además se quejaba de mucho dolor de cabeza y a veces hasta lloraba en la escuela”, compartió Mendoza.

Para el niño resultaba frustrante ver que su mamá lo reprendía porque la maestra se quejaba de que transcribía palabras a media y poco a poco iba perdiendo el interés por los estudios.

“Yo me sentía impotente y no hallaba qué hacer incluso fui donde la sicóloga del colegio y en la tercera sesión con el niño ella notó que tenía dificultad para ver y me preguntó si ya le había examinado la vista y le dije que no, entonces fui al oftalmólogo y resulta que tiene astigmatismo bastante avanzado y eso le estaba afectando en los estudios”, señaló.

La doctora Elieth Benavidez explicó que los adultos damos por sentado que los niños tienen una visión 20/20, un pensamiento totalmente equivocado.

“Hay muchos factores que pueden predisponer a los niños a tener problemas visuales, así que los padres deben estar atentos a examinar los ojos de sus hijos porque la deficiencia en ellos disminuye su calidad de vida, sobre todo en los que están en edad escolar. La gente piensa que los niños tienen una visión perfecta, pero en realidad la Organización Mundial de la Salud, registra que en el mundo la cifra de niños con discapacidad visual asciende a unos 19 millones y de ellos, al menos 12 millones registran problemas de salud visual fácilmente diagnosticable”, manifestó la doctora.

Asimismo, explicó que el examen de la vista es sencillo, no requiere métodos molestos para el menor y su costo tampoco es excesivo, por ello considera que los padres no tienen excusa para descuidar la visión de los niños.

Además, la especialista compartió algunas señales que deben hacer que los padres acudan de inmediato al especialista.

Señales de alerta

No identifica de forma adecuada a los familiares en distancias largas.
No le llaman la atención las cosas lejanas.
Se acerca mucho los objetos a la cara.
Desvía un ojo, especialmente en estados de cansancio o debilidad: fiebre, sueño, etc.
Se frota los ojos de forma repetida.
Presenta algún tipo de dificultad para mantener los ojos abiertos mientras lee, escribe o dibuja.
Inclina la cabeza hacia atrás para observar mejor.
Presenta una mancha blanquecina en el área pupilar
Se queja de dolor de cabeza o de visión borrosa.
La luz solar le resulta excesivamente molesta o se adapta mal a la oscuridad.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus