•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Banco Central de Brasil mantuvo este miércoles la tasa de interés en 14.25% anual y sorprendió al mercado al priorizar las malas perspectivas económicas para este año por encima de la lucha contra el alza de los precios.

El Comité de Política Monetaria del Banco Central (Copom) dijo que basó su decisión tras evaluar "el escenario macroeconómico, las perspectivas para la inflación y el actual balance de riesgos, y considerando la elevación de las incertidumbres domésticas y, principalmente externas".

La decisión fue tomada por mayoría: 6 miembros -entre ellos el propio presidente del BC, Alexandre Tombini- votaron por mantenerla en 14.25% y 2 por aumentarla en 0.05 puntos porcentuales, según el comunicado del Copom.

La tasa de interés está congelada desde julio de 2015, cuando el Central aplicó el séptimo aumento consecutivo para combatir la subida de los precios.

Hasta este martes, primer día de reuniones del órgano, el mercado esperaba un alza de 0.5 puntos para llevar la tasa a 14.75% anual, después que 2015 cerrara con la inflación más alta desde 2002 en medio de la recesión que atraviesa la primera economía de América Latina.

Las proyecciones, sin embargo, se reajustaron poco después, cuando Tombini emitió una nota inusual en reacción a las nuevas proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para Brasil.

Gran parte del mercado vio en ese comunicado un aviso velado de que la tasa aumentaría sólo 0.25 puntos -o incluso se mantendría estable, como finalmente ha ocurrido-, ya que el presidente del Banco Central resaltaba en él que "todas las informaciones económicas relevantes y disponibles hasta la reunión del Copom son consideradas en las decisiones del colegiado".

El FMI revisó a la baja su previsión para el crecimiento de la economía global para 2016 el mismo martes. Según el organismo, Brasil arrastrará en su caída a prácticamente toda la región, con un descenso del 3.5%, cuando en octubre pronosticaba sólo una contracción de 1%.

Ante ese panorama de debilidad económica, el Banco Central optó por levantar el pie en su lucha contra la inflación a través del alza las tasas de interés, cuyo aumento encarece el crédito y dificulta la recuperación económica.

El gigante sudamericano cerró el año pasado con una inflación de 10.67% - muy por encima del techo de la meta de 6.5% - en medio de un complejo panorama que también incluye recesión económica, desajuste en las cuentas fiscales y, en el plano político, una amenaza de destitución contra el gobierno de la presidenta izquierdista Dilma Rousseff.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus