•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ante la caída de los precios internacionales de las materias primas o commodities, Nicaragua tiene que pensar una vez más en la necesidad de una mayor agroindustrialización, o sea la transformación de sus productos agropecuarios en productos con mayor valor agregado.

Eso es lo que recomiendan varios economistas del país, como Oscar Neira, quien sostiene que uno de los grandes problemas que enfrenta el país es una alta concentración de las exportaciones de materias primas.

“Nicaragua es un país tomador de precios”, recordó José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep). Con eso el líder del sector empresarial quiere decir que el país produce y vende poco volumen en relación con otros países, que son los que dominan el mercado.

“Lo que nos queda en el contexto de la economía mundial es tener que adecuarnos a esas realidades mundiales de la mejor manera posible”, subrayó Aguerri.

A la baja

Las exportaciones de Nicaragua se concentran cada año en la carne de bovino, café oro, oro en bruto, azúcar de caña, leche, entre otras materias primas que hoy están teniendo bajos precios en el mercado internacional. En el caso de las materias primas, el índice de precio está en su punto más bajo desde hace 16 años, dijo el economista Neira.

En el caso particular de Nicaragua, las cifras del Banco Central de Nicaragua indican que “se dio una reducción nominal del valor de las exportaciones del 7% entre noviembre de 2014 y noviembre de 2015, no por caídas en el volumen exportado, sino principalmente por la reducción en los precios de venta de nuestros principales commodities”, contó Neira.

Los precios de las materias primas mantendrán su tendencia para los próximos tres años, según proyecciones de organismos internacionales, explicó Neira. Eso hace que para el 2016 la situación del país en materia de exportación no sea tan halagüeña. En este sentido instó a cambiar la composición de las exportaciones, migrando hacia un modelo agroindustrial, es decir producir y exportar productos procesados.

No cambió matriz

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), sostiene que entre el 2002 y el 2012 se dio un “boom” en los precios de los commodities, pero Nicaragua sigue teniendo la misma matriz de exportación que hace diez años. “El boom (de los commodities) trajo beneficios a Nicaragua. La economía creció, hubo avances, pero seguimos siendo el mismo país exportador que éramos antes”, dijo recientemente Chamorro.

La otra palabra clave para Chamorro es la productividad. “Si no lo hacemos, iremos perdiendo campo a favor de nuestros vecinos y competidores. Tenemos que pensar en cómo ser eficientes, cómo producir más con lo mismo (que tiene el país)”, explicó el director ejecutivo de Funides.

Álvaro Fiallos, presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG), considera que ciertamente es un buen momento para reflexionar sobre la necesidad de industrializar la producción agropecuaria, pero sostiene que no es algo fácil de hacer.

Fiallos recordó que se requieren estudios de factibilidad para emprender proyectos de transformación de los productos; también se requieren recursos, pero los pequeños y medianos productores tienen poco acceso a financiamiento y asesoría técnica.

Por el momento, según Fiallos, organizaciones como la UNAG han venido trabajando en la asociatividad, porque los productores no pueden dar el paso de industrializar su producción de manera independiente. Esa sería como una antesala de la agroindustrialización, para el representante de los productores.

 

Colaboración: Luis Núñez.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus