•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los precios de las materias primas se han desplomado desde 2013, y están en su nivel más bajo desde hace 16 años. El Bloomberg Commodity Index, un índice que recoge la evolución de los precios de una amplia gama de productos primarios —desde el crudo hasta el maíz, pasando por el aluminio o el gas natural—, se situó el 15 de enero de 2016 en los niveles más bajos desde mediados de 1999. A diferencia de entonces, hoy el precio del petróleo no lo explica todo: en aquel momento, el barril de West Texas Intermediate (WTI) se cotizaba a 10 dólares, un nivel que hoy, pese al desplome que ha situado al crudo en torno a los 30 dólares, se considera impensable.

En 2015, el hundimiento de este índice lo marcan el desplome de los metales industriales por ralentización económica de su primer comprador, China, y la fortaleza del dólar, la divisa en la que cotizan la mayor parte de commodities.

En el actual escenario mundial, tanto la escasez de la inversión como la cuestión china son los factores claves de la débil tendencia de la economía mundial. La escasa inversión productiva de capitales en la poscrisis mundial se ha convertido en un elemento crítico fundamental, subyacente a la debilidad de la economía mundial. El crucial papel jugado por China en la inversión alimentada por el crédito, que proporcionó un vigoroso impulso a los exportadores de materias primas industriales y bienes de inversión, se encuentra ahora en proceso de extinción. Hay que recordar que para 2015, China representó un poco más del 17% del PIB mundial en términos de Paridad de Poder Adquisitivo (PPA). Con India esta cifra llega al 24% del PIB mundial.

El gigante asiático es el mayor consumidor mundial y absorbe casi la mitad de la producción mundial de aluminio, cobre y carbón. El cambio de modelo económico de Pekín, al pasar de uno centrado en las exportaciones y la inversión pública a otro basado en el consumo interno, ha disminuido su voracidad por las materias primas. El vuelco de China hacia una política de fomentar el consumo interno desinfló todos los commodities a escala internacional; por ejemplo, los metales también tuvieron una caída abrupta en 2015. (El precio del oro, 1,050 dólares por onza a fines de noviembre, está muy lejos del máximo de casi 1,890 dólares al que llegó en septiembre de 2011; el abaratamiento del cobre desde 2011 es casi idéntico).

A la vez, la ralentización de su economía ha provocado un desplome en su demanda de productos primarios. En 2010 su consumo de materias primas crecía cada año al 35% y era capaz de asumir toda la parte que Occidente dejaba de consumir. Hoy, esta tasa interanual se sitúa en el 9%, casi cuatro veces menos.

El segundo punto de referencia para comprender qué ha sucedido en el mercado de materias primas es la revalorización del dólar frente al resto de divisas mundiales por la cada vez más próxima subida de los tipos de interés en EE.UU. El dólar se apreció casi un 28% frente al euro entre el último pico de la relación de €0.7 por US$1 en abril de 2014, hasta alcanzar €0.9 en enero de 2016. Este comportamiento es el opuesto a la de las commodities: cuanto más caro está el dólar, más baratas están las materias primas.

Perspectivas

Estos movimientos de precios internacionales de las materias primas están afectando a la región, y a Nicaragua en particular. En 2015, según cifras del BCN, se dio una reducción nominal del valor de las exportaciones del 7% entre noviembre de 2014 y 2015, no por caídas en el volumen exportado, sino principalmente por la reducción en los precios de venta de nuestros principales commodities.

Las perspectivas de precios para 2016 de nuestros principales productos de exportación no son halagüeñas. Aunque se espera una mejora en los precios del cacao, y que el precio del azúcar se mantenga sin grandes cambios, preocupa la esperada baja en los precios del café, que por su importancia en las exportaciones agrícolas va a afectar los ingresos por exportación sensiblemente. Igual con los precios del maní, la carne y el oro, todos a la baja en los mercados internacionales.

Lento crecimiento económico mundial

Las estimaciones del crecimiento mundial, por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), han sido recurrentemente revisadas a la baja1.  La directora del FMI, Cristiane Lagarde, ha calificado de “mediocre” el comportamiento del crecimiento económico mundial, especialmente el de la Zona Euro, en tanto que las economías emergentes se mantendrán con tasas entre 4% y 5%, muy inferiores a las tasas de 7% promedio previas a la crisis de 2008, y las economías emergentes de Asia, donde predominan China e India, se mantendrán a ritmos de 6% a 7%, contra los 9% y 11% de antaño. Para el Banco Mundial, la previsión crecimiento económico mundial es más baja aún, de 2.9% en 2016, debido al débil crecimiento de los principales mercados emergentes y la ralentizada recuperación de las economías avanzadas2.

El gran escape

Para países como Nicaragua, el mantenerse com exportadores de materias primas “básicas” no es una posición ventajosa en el mercado mundial, donde las perspectivas de las commodities no es halagüeña para los próximos 4 años al menos. Algunos especialistas estiman que incluso no puede esperarse un repunte en los precios de las commodities hasta pasado el año 2018. Escapar de esta posición comercial desventajosa implica retomar el trabajo duro y serio que se debe hacer como nación, para movernos hacia una diversificación exportadora basada en la agroindustria, agregando valor a nuestros productos. Esto es lo que activamente ha estado haciendo Costa Rica desde hace más de 20 años, logrando que el 80% de sus exportaciones de café sean variedades “especiales”. En vez de esperar soluciones milagrosas, el arduo cambio de la estructura productiva requiere de un lado, grandes mejoras en el clima de inversión del país, principalmente en la infraestructura de carreteras, puertos y almacenes y red de frío, como en la reducción de los costos de la energía eléctrica y de los servicios productivos y financieros. Pero también mayor emprendedurismo nacional, para incursionar en negocios que promuevan la agroindustria y la generación de empleos.

Fuentes:


1 /    FMI (19 de enero de 2016) “Perspectivas económicas al día” disponible en http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2016/update/01/


2  /     World Bank (January 2016) “Global Economic Prospects” disponible en http://www.worldbank.org/en/publication/global-economic-prospects

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus