•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los movimientos erráticos de la cotización del petróleo repercutían este martes en las bolsas europeas, que abrieron con marcadas bajas, en la senda de las asiáticas, antes de remontar ligeramente al igual que el oro negro.

Los principales índices europeos abrieron con caídas que rondaban el 1.5% pero se fueron recuperando y hacia las 14H00 GMT todos habían pasado al verde: el FTSE-100 de Londres subía 0.02%, el Dax-30 de Fráncfort 0.22%, el CAC-40 de París 0.29%, el FTSE-Mib de Milán 0.98% y el Ibex-35 de madrid 0.59%.

Las remontadas fueron de par con las del precio del crudo, que volvió a cotizarse por encima de los 30 dólares el barril, tras la fuerte caída de la víspera provocada por un persistente exceso de la oferta en un mercado sin vigor.

Hacia las 11:30H GMT, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en marzo se negociaba en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres a 30,70 dólares, en alza de 20 centavos respecto al cierre del lunes.

En el mercado electrónico de Nueva York (Nymex), el barril de "light sweet crude" (WTI) para el mismo plazo, ganaba 7 centavos, a 30.41 dólares.

Los precios en Rusia

Incluso en Rusia, que obtiene la mitad de sus ingresos fiscales del petróleo y el gas, la bolsa de Moscú se recuperaba claramente (-0,05%), después de haber registrado pérdidas de 3.5% a inicios de la sesión.

Pero los términos de la ecuación no han variado: los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) siguen negándose a limitar su producción de crudo, inundando el mercado en momentos en que la demanda se reduce por la desaceleración de China.

Varios analistas evocaban rumores de discusiones en el seno de la OPEP para convocar una reunión de urgencia, así como de discusiones entre el cartel y Rusia sobre reducciones de la producción.

"Mientras no haya visibilidad en la oferta y la demanda siga decayendo, el barril seguirá en baja", estiman los analistas de Aurel BGC.

Una caída acelerada por la caída de los mercados chinos, que demuestra que "los inversores siguen muy nerviosos", señalaron los expertos de Aurel BGC, al tratar de explicar la caída en picada de las bolsas de Shanghái, que ya había perdido un 17% desde inicios de año y volvió a caer más de un 6% este martes. La Bolsa de Shenzhen también sufrió un derrumbe de más de 7%.

Esos descalabros se produjeron pese al anuncio de las autoridades chinas de una inyección de 440,000 millones de yuanes (67,000 millones de dólares) en el sistema financiero para responder a la necesidad de liquidez antes de las fiestas del Año Nuevo lunar a inicios de febrero.

Afectaciones en Tokio

Los retrocesos, menos brutales, también afectaron al índice Nikkei de Tokio, que cayó un 2.35%, y al Hang Seng de Hong Kong, que cedió 2.5%.

La cuesta descendente ya se había iniciado el lunes en Wall Street, donde el Dow Jones cedió 1.29% y el Nasdaq 1.58%.

El rebote de la semana pasada había sido impulsado por las expectativas de medidas de reactivación que dejaron entrever el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón, así como por un amago de repunte del barril, pero los inversores perdieron pronto sus ilusiones.

Esperando a la Fed

Como lógica consecuencia de esos temores, los inversores se replegaron hacia valores refugio tradicionales, como el mercado de la deuda de los países considerados más sólidos, como el de Alemania, que registraba una clara disminución de sus tasas de interés.

El euro perdía algo de terreno frente al dólar, en un mercado sin dirección clara, en espera de los resultados de la reunión de la Reserva Federal estadounidense (Fed) el miércoles por la noche.

Hacia las 10H30 GMT, el euro se negociaba a 1,0839 dólares, frente a 1,0851 dólares el lunes hacia las 22H00 GMT y 1,0797 dólares el viernes por la noche.

El comunicado de la Fed será "sumamente importante para los inversores", afirmó Michael Hewson, de CMC Markets.

El Comité de política monetaria de la Fed dio en diciembre la señal de largada de un alza de los tipos, elevándolos en un cuarto de punto después de haberlas mantenido cercanos a cero desde la crisis financiera de 2008.

Esa decisión reforzó al dólar y aumentó la presión sobre el yuan chino.

"Los mercados apuestan por tres o cuatro alzas [de las tasas de la Fed] en 2016!, indicó Hewson.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus