•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mejorar la productividad de todos los sectores y el nivel de especialización de los principales productos de exportación es uno de los principales retos que tiene Nicaragua.

Según el documento Policy Brief N°15 titulado “Oportunidades de inserción en cadenas globales de valor para Centroamérica”, publicado por la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca), solo el 17.5% del total de las exportaciones nicaragüenses cuentan con cierta especialización o ventajas comparativas reveladas, siendo el país de la región con el menor puntaje. 

Costa Rica por ejemplo, agrega cierta ventaja comparativa o grado de especialización al 18.5% de sus exportaciones, Guatemala y Honduras con 22.3%, cada uno, El Salvador 26.4% y Panamá, el país con mayor nivel de especialización en sus exportaciones con el 38.4%.

“Este es un tema que nos preocupa y por eso hemos estado atrayendo al país empresas agroindustriales en la cadena agroalimentaria que apuesten a ese tipo de inversión. A ese valor agregado que necesitan nuestros productos”, indicó José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada  (Cosep).

A juicio de Aguerri, es necesario encontrar un mecanismo para que muchas empresas agreguen valor a sus productos. “Vamos a traer una misión chilena a la cual se le están presentando proyectos con ese tipo de propuestas”, destacó el dirigente empresarial.  

“El ejemplo de Nicaragua, denota la urgencia de que el país no solo diversifique su oferta exportable, sino que también apueste a la venta de productos terminados, es decir con valor agregado para generar mejores ingresos”, destacó el economista Alberto Ramírez.

Los ingresos por exportaciones de mercancías alcanzaron US$2,531 millones en 2015. Los diez principales productos aportaron más del 70% de ese valor exportado. Entre ellos, el café oro, carne de bovino, oro en bruto, azúcar de caña, productos lácteos, maní, frijoles, tabaco en rama, camarón de cultivo y langosta. 

Los productos 

Los productos comprendidos dentro de la categoría de hilados, textil y confección, así como la de legumbres y frutas son los que registran mayores ventajas comparativas para su exportación en Centroamérica, según el informe del Sieca. 

Dentro del total de sectores con un Índice de Ventajas Comparativas superior a la unidad (es decir con ventajas comparativas reveladas existentes) el 8% correspondió a la industria de hilados, textil y confección; un 7% a la categoría de legumbre en frutas; mientras las prendas y accesorios de vestir representaron un 6%.

  • 50 empresas miembros de la Cámara de Industrias lograron certificarse en calidad el año pasado.

Juan Carlos Amador, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), dijo que la competitividad es un factor fundamental para las industrias nicaragüenses. 

“No podemos ser competitivos si otros países tienen un costo de energía más barato y también costos logísticos más bajos. Mejorar la competitividad es un trabajo conjunto tanto del sector privado como del Gobierno”, destacó.

El caso de la maquila 

En Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Honduras, la industria de hilado, textiles y confecciones, bajo el régimen de maquila, se ha afianzado en su incorporación en la cadena de suministro, debido a una larga tradición de producción para el mercado interno y a las ventajas comparativas de contar con mano de obra abundante y competitiva en costos.

Para Guatemala—según el informe del Sieca-- las exportaciones de la industria de textiles y confecciones, bajo el régimen de maquila, representa aproximadamente el 14.3% de las exportaciones totales; mientras que para El Salvador el 45.6%.  

En Honduras, la industria textil y de confecciones, comprendida dentro de los bienes de transformación y actividades conexas, representó para el país en el 2014 cerca de US$3,276.3 millones en exportaciones correspondiente al 80.5% de las exportaciones totales del país.

En el caso de Costa Rica, el país utilizó como estrategia la sofisticación de su oferta exportadora; pasando de unos pocos productos agropecuarios a la diversificación de bienes y servicios de mediana y alta tecnología.

“Debemos de mejorar la productividad, necesitamos fortalecer la industria alimentaria, hay que invertir en educación y mejorar nuestra tecnología”, señaló Erving Krüger, expresidente del Cosep.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus