Ricardo Guerrero
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la mitad de los hogares que viven en comunidades con mayor presencia de negocios no agropecuarios, las decisiones económicas del hogar se toman de manera compartida, según una investigación realizada por la Universidad Centroamericana (UCA) a través del Instituto de Investigación y Desarrollo, Nitlapan.

No obstante, en las comunidades predominantemente agropecuarias, solo el 28.3% de las decisiones económicas del hogar se toman de manera compartida. “Esto quiere decir que la participación de las mujeres en la toma de decisiones de las actividades económicas varía según las características de la comunidad”, destaca el estudio de Nitlapan.

DECISIONES COMPARTIDAS

Las mujeres nicaragüenses no solamente representan un poco más de la mitad de la población de Nicaragua, más aún, con el aporte de su trabajo se han erigido como pilares fundamentales de la economía nacional. 
Datos del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide) indican que en 2014 Nicaragua cerró con una población de 6,084 millones de personas, de las cuales el 50.55% eran mujeres, frente a un 49.45% de hombres.

Silvia Martínez, investigadora de Nitlapan, explicó que una de las formas es la toma de decisiones compartida, en la cual el hombre y la mujer deciden, “aunque en realidad se trata de que el hombre le informa a la mujer sus decisiones”, aclaró la investigadora.

“A pesar de que los (as) informantes reconocen que casi la mitad de la mujeres dice participar en la toma de decisiones, al momento de decidir el poder le es otorgado a los hombres”, comentó la investigadora.

También hay casos en los que la mujer toma decisiones, “pero esto ocurre cuando la mujer es soltera o llega al matrimonio con recursos propios”, remarcó Martínez.

Parte del diagnóstico remarca que la problemática de toma de decisiones es también el resultado de la falta de acceso a recursos y del reforzamiento de algunas instituciones externas de las relaciones de poder.

“Muchas instituciones no tienen presencia, porque las zonas tienen difícil acceso. Sin embargo, el crédito para las mujeres significa la puerta de entrada para su autonomía, pero es necesario acompañar esos financiamientos con acciones colectivas donde se fortalezca directamente solo los liderazgos femeninos o los mixtos”, dijo Martínez.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus