•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) mostró su preocupación ayer por unas declaraciones del ministro de Comercio Exterior de Costa Rica en las que manifestó que el paso fronterizo San Pancho-Las Tablillas comenzará a funcionar hasta finales de 2018.

José Adán Aguerri, presidente del Cosep, dijo que se le ha venido dando largas a la apertura de ese paso fronterizo.

“Hacemos un llamado porque hemos venido tocando este tema en las diferentes mesas de la integración y habíamos hablado del 2015, del 2016, y la última vez se había hablado de mediados de 2017. Ahora se habla de finales de 2018”, expresó Aguerri.

El principal problema, según el líder empresarial, está en un tramo de carretera de unos 78 kilómetros que no es apto para el transporte pesado por el lado costarricense.

Aguerri dijo que si no existe la voluntad de Costa Rica de mejorar esos 78 kilómetros de carreteras “estamos avanzando de una forma no integrada, y no es eso lo que necesita la región centroamericana”.

Refirió que el Gobierno de Costa Rica solicitó un financiamiento de US$100 millones al Banco Interamericano de Desarrollo para mejorar sus pasos fronterizos por el lado de Nicaragua y de Panamá. Nicaragua por su parte, recibió un préstamo del BID de US$60 millones, con el propósito de apostar a la integración económica de la región.

“Se tiene que hacer un esfuerzo, para que así como se modernizan los pasos fronterizos, se modernicen también los pasos viales”, recomendó el presidente del Cosep.

Marvin Altamirano, presidente de la Asociación de Transportistas de Carga de Nicaragua, dijo que efectivamente esa carretera está en mal estado. “Yo les había dicho desde antes que no había carretera adecuada para tránsito de carga”, dijo Altamirano. 

Actualmente por San Pancho-Las Tablillas solo transitan unos 20 contenedores de naranjas, en determinados momentos, que van de Nicaragua a Costa Rica; así como transporte liviano y pasajeros.Se estima que al usar ese paso fronterizo se ahorrarían 250 kilómetros de recorrido en el transporte de mercancías, lo que también significará ahorro en recursos.

“Nosotros estamos esperando que se abra (ese paso fronterizo), porque toda la carga que entre por Puerto Limón pasaría por esa frontera y descongestionaría la de Peñas Blancas”, opinó Altamirano. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus