•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una de las piezas elaboradas.Diseños de nacatamal, enchiladas, hamburguesas, entre otros, son las manualidades que elaboran un par de jóvenes, quienes desde hace un par de años decidieron hacer algo nuevo que no se encuentra en tiendas comunes y que les ha abierto paso en el mercado de diseñadores de etiquetas y marcas.

Ellos son Jorge Quintana, que se encarga de elaborar las figuras con porcelana fría, y Fernanda Obando, que diseña los estilos y administra las redes sociales.

Cada figura dependiendo del diseño y del tamaño cuesta entre C$180 y C$250, sin incluir que hay personas que piden diseños en sus memorias USB, las cuales tienen un costo mayor.

Obando también es la encargada de recolectar los pedidos por medio de una página en Facebook, llamada Craf Studio. El cliente envía la figura que quiere en aretes, en cadena o llavero y una vez terminado el producto se entrega personalmente en un lugar  convenido.

Sin embargo, los pedidos se pueden realizar en la casa de habitación de ambos, ubicada en el barrio Don Bosco, de la Cruz Roja cinco cuadras al lago y media abajo.

Jorge explica que aprendió a hacer trabajos de manualidades en el 2014, quien indicó que esta es una de sus pasiones: “Desde pequeño me han gustado las manualidades; en el colegio hacía pulseras y las vendía, luego mi abuelita me enseñó a trabajar con este material y empecé a crear cosas”.

Agrega que para impulsar esta actividad han contado con el respaldo de la familia: “Nuestros padres nos han apoyado, ellos nos  dieron parte de las herramientas y el resto las hemos adquirido por medio de las ganancias”.

Así se venden en las redes sociales.El material lo traen a través de familiares del extranjero, “este se debe de trabajar rápido porque se puede secar y quebrar”.

Trabajo y estudios

Jorge cursa el cuarto año de la carrera de diseño gráfico en la UCA y Fernanda tercero, en la misma alma máter. Ambos trabajan durante el día en una empresa publicitaria y por la noche se reúnen para hacer y entregar los encargos de los clientes.

Explican que en su trabajo y en la universidad ofrecen los productos a sus compañeros. “Los invitamos a visitar nuestra página para que conozcan lo que hacemos y luego ellos piden el producto”, confiesan.

Fernanda asegura que este producto cuenta con calidad, porque se elabora con paciencia.

Las metas que tienen Jorge y Fernanda es hacer crecer su negocio, por medio de las redes sociales y luego poner una pequeña tienda.

  • 250 puede costar un diseño personalizado para cualquier producto.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus